Norma de igualdad laboral propicia mejor clima laboral

Con la finalidad de fortalecer en el país la cultura de la inclusión de personas en situación de vulnerabilidad, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) llamó a empresas, instituciones...

Con la finalidad de fortalecer en el país la cultura de la inclusión de personas en situación de vulnerabilidad, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) llamó a empresas, instituciones públicas y organizaciones civiles a sumarse a la Norma Mexicana en igualdad laboral y no discriminación.

Explicó que la NMX-R-025-SCFI-2015, reconoce a los centros de trabajo que implementan y ejecutan prácticas que promueven el respeto y la inclusión de los grupos vulnerables, al tiempo que facilita el acceso de más mujeres al mercado laboral.

En un comunicado, la dependencia federal explicó que con esta norma se busca fomentar el acceso a un empleo digno, productivo y bien remunerado.

Abundó que el empleo es un derecho para toda persona en edad de trabajar sin importar su origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad y condición social.

Con la obtención del Certificado en Igualdad Laboral y No Discriminación, el centro de trabajo podrá, entre otras cosas, obtener un mayor impacto en la cadena de valor, así como puntos en el caso de licitación pública para la adquisición de bienes, arrendamientos o servicios.

Además fortalece la pertenencia, lealtad y compromiso de su personal; se consolida la cultura directiva y laboral en la que se respeta la diversidad y se proporciona igualdad de trato, de oportunidades, de remuneración y de beneficios.

En tanto, los empleados se benefician con un ejercicio más amplio de sus derechos laborales, en un marco en el que el incremento de su confianza en el centro de trabajo promueve un clima laboral en igualdad de oportunidades y de trato, aunado a que fortalece su desarrollo personal y profesional, destacó la dependencia.

Para obtener el certificado, los centros de trabajo deben superar una evaluación en 14 aspectos, entre los que destacan: contar con una comisión o comité de igualdad laboral y no discriminación, tener un código de ética y un proceso de reclutamiento, así como de selección de personal.

Además, contar con procesos de ascenso y permanencia de formación, capacitación y adiestramiento sin discriminación y con igualdad de oportunidades.