Pimstein merece homenaje por su legado de telenovelas: Tere Vale

El chileno Valentín Pimstein fue el precursor de la telenovela en México, produjo y asesoró en más de 100 historias para la empresa Televisa, muchas de las cuales trascendieron a nivel mundial que lo...

El chileno Valentín Pimstein fue el precursor de la telenovela en México, produjo y asesoró en más de 100 historias para la empresa Televisa, muchas de las cuales trascendieron a nivel mundial que lo llevaron a ser considerado “el padre de la telenovela rosa”.

Además, descubrió a grandes figuras de la actuación como Verónica Castro, Lucía Méndez, Jacqueline Andere, Victoria Ruffo, Ofelia Medina, Angélica Aragón, Lucero y Thalía, por lo que merece se le rinda un homenaje a nivel nacional, propuso la periodista Tere Vale, autora del libro: “Valentín Pimstein. Una vida de telenovela”.

“Junto con Ernesto Alonso, Pimstein fue el pilar de las telenovelas en México, pero lamentablemente, no se le ha dado el valor que merece. Él y ‘Chespirito’ le dieron a ganar muchísimo dinero a Televisa, marcando un camino de producción que hoy siguen otros, pero no ha llegado el verdadero reconocimiento a su trabajo”, opinó en entrevista con Notimex.

Consideró que, precisamente a la empresa mexicana Televisa, le corresponde realizar el homenaje a la trayectoria del productor de 91 años, con la presencia de las estrellas de sus telenovelas, los escritores y quienes aún vivan de su equipo de producción.

“La cultura popular en México es muy despreciada a diferencia de otros países como Estados Unidos que, por lo menos, tiene 40 biografías autorizadas o no autorizadas de Brad Pitt. En nuestro país, hay poca información, reconocimiento y memoria de las grandes personalidades, ojalá se trabaje más en estos temas”.

Fue en 1979 cuando el llamado “Padre de la novela rosa” produjo “Los ricos también lloran”, su telenovela favorita y que se convirtió en éxito mundial. Fue referente de la cultura popular en el siglo XX con transmisiones en 150 países y traducida a 25 idiomas.

“La vez que el elenco viajó a Rusia, donde se transmitía la historia, se paralizó la ciudad de Moscú. Don Valentín me dijo que cuando llegaron Verónica Castro y él, todos le gritaban: ‘¡Mariana, Mariana!’ en el aeropuerto y en la calle, lo cual fue maravilloso, un fenómeno”, destacó Vale.

El título de “Los ricos también lloran” se le ocurrió al productor tras asistir al velorio de un amigo suyo.

“Ese día fui a su casa y ahí estaba Teresita, su única hija mujer; abrazando el cuerpo de su padre muerto, lloraba desesperada. Me metí a la cocina a buscar un vaso con agua para dárselo y me encontré con su nana, quien me comentó: ‘No entiendo por qué la niña Teresita llora con tanta tristeza si acaba de heredar mucho dinero’. En ese momento aclaré varias ideas que rondaban en mi cabeza”, relató el productor a Vale.

En las 280 páginas del libro, también se incluye el testimonio de Lucía Méndez, quien para 1982 ya era famosa y Pimstein la buscó para que interpretara el personaje estelar de “Vanessa”.

De acuerdo con don Valentín, la actriz era muy impuntual por lo que sin que el libreto lo exigiera, hacia el final de las grabaciones, se cansó de esperarla tanto y “mató” a su personaje a balazos y por la espalda.

Sin embargo, Lucía se defendió y dijo: “Valentín me mató porque pensó que me había ido a palenquear o que hice algunos fines de semana porque mi padre había muerto y necesitaba ganar un dinerito extra.

Pero no me fui el día anterior al crimen porque me enfermé de neumonía y estuve muy grave, pero a Valentín se le subió lo Pimstein a la cabeza y me mató”.

Las páginas del libro también se nutren de entrevistas con Jacqueline Andere, Verónica Castro, Gabriela Rivero, Victoria Ruffo, Angélica Aragón, Lucero y Thalía.

Para que el texto se editara, Tere Vale requirió la autorización de Valentín Pimstein, quien durante varios meses sostuvo charlas con ella vía Skype desde Santiago de Chile, donde actualmente radica.

Él, junto con su esposa Victoria, revisaban capítulo tras capítulo y se los regresaban con correcciones. Así transcurrieron dos años de investigación. También platicó con su hija Verónica Pimstein y sus otros dos hermanos para redondear la historia del productor que fue mentor de Juan Osorio, Angelli Nesma, Carlos Moreno, Rosy Ocampo y Salvador Mejía, entre otros.

“La telenovela, un melodrama por entregas”, “Simplemente Valentín”, “¿El amor tiene cara de mujer?... ¿Y Gutierritos?”, “Las pícaras soñadoras”, “Lágrimas, risas y anécdotas de un gran productor”, son algunos de los capítulos que conforman el texto que ya se encuentra a la venta.

Vale admitió que el lanzamiento de “Valentín Pimstein. Una vida de telenovela” ocurre en medio de un panorama desolador para el género ante el avasallamiento de las series de televisión que proponen las diversas plataformas.

“Ahora les dicen series, pero siguen siendo historias melodramáticas, noveladas con protagonistas y antagonistas en un formato especial y más reducido. Gozan de una gran inversión en producción, pero en el fondo es lo mismo, son telenovelas de la vida diaria, por eso la telenovela nunca morirá”, concluyó.

“Gutierritos”, “Rina”, “Mundo de juguete”, “Colorina”, “Vanessa”, “Chispita”, “Amalia Batista”, “La fiera”, “Vivir un poco”, “Rosa salvaje”, “Carrusel”, “Simplemente María”, “La pícara soñadora” y “María Mercedes” son algunas de las producciones que dejaron huella en la memoria colectiva de México y que produjo Valentín Pimstein.