Tenor Arturo Chacón arrancará 2017 con “La Traviata” de Sofía Coppola

Orgulloso de llevar el nombre de México en alto, el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz se prepara para anotarse otro buen año con presentaciones en España, Rusia, Alemania e Italia, y en medio de todo...

Orgulloso de llevar el nombre de México en alto, el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz se prepara para anotarse otro buen año con presentaciones en España, Rusia, Alemania e Italia, y en medio de todo eso impulsar una agenda de conciertos masivos por el interior de su propio país.

Al hacer un balance de su actuación durante 2016, el cantante mexicano reconoció que fue un año de muchas satisfacciones y aprendizajes que lo consolidan un poco más en la escena, sobre todo internacional, donde destacó su participación en “La Traviata”, de Verdi, dirigida por Sofía Coppola.

Ahora, adelantó a Notimex, “voy a empezar el año con el pie derecho, pues vamos a reponer la misma ‘Traviata’ que, debido a su éxito, será llevada al Palau de les Arts, de Valencia, España, donde tendremos seis funciones en febrero del año entrante”.

En España, el tenor Plácido Domingo será el padre de Alfredo (su personaje), lo cual le parece un placer y un honor volver a compartir la escena con su mentor.

Luego tendrá un concierto solista en Miami, el 3 de marzo acompañado al piano por Roberto Berrocal, como parte del Stenway concert series.

Rusia, Alemania, San Francisco, Roma, y nuevamente Alemania están previstos ya en su repertorio para 2017.

En Rusia, por ejemplo, dijo, cantará el Dr. Fausto de la ópera “La damnation de Faust”, en el Teatro de la Ópera Bolshoi, de Moscú, los días 7 y 8 de abril.

De ahí vuela a la Alemania para ensayar con la Bayerische Staatsoper de Munich, donde participará en “La Traviata”, de Verdi, los días 26 y 29 de abril y el 2 de mayo, cantando el papel de Alfredo, bajo la dirección de Andrea Battistoni.

Los días 10, 15, 17, 20, 23, 25, 29 de junio y 2 de julio, cantará el Rodolfo de “La Boheme”, de Giacomo Puccini, con la Ópera de San Francisco, bajo la dirección de John Caird y Carlo Montanaro, mientras que los días 2 y 31 de octubre, así como 2 y 4 de noviembre, regresará con “La Traviata”, de Coppola, al Teatro de la Ópera de Roma.

Adicional a ello, expuso, está planeando conciertos masivos en México, que incluyan arias de ópera y música mexicana, como el que este año ofreció en un estadio de béisbol de Sonora. “Fue tan bien recibido que esperamos replicarlo en otras partes del país”, incluso en países de Sudamérica a donde no ha podido cantar por falta de tiempo.

Chacón-Cruz cuenta con un repertorio de 54 personajes, 20 de los cuales es capaz de sacar adelante de último minuto, como el Don José, de la ópera “Carmen”, de Bizet, para el cual fue requerido en semanas recientes, en Palermo, Italia.

“Son experiencias que te llenan de adrenalina y emoción”, aseguró el tenor, quien siempre está dispuesto a atender invitaciones de último momento para sumarse a grandes producciones operísticas mundiales.

Sobre si existe un papel que sueñe interpretar, Chacón reconoció que aún son cuatro o cinco los que le encantaría tener en su repertorio, el primero de ellos es Otelo, de la ópera homónima de Verdi, al que considera un papel emocionante, muy difícil, como “el padre de los retos”.

Otros que mencionó fueron Andrea Chenier, de la ópera del mismo nombre; el “Radamés”, de Aída; el Calaf de “Turandot” y algún otro francés.

El común denominador de ellos, expuso, es que todos son retos tanto vocales como escénicos que le gustaría afrontar en algún momento.

Recordó que cada cierto tiempo va dándose cuenta de los trucos o los regalos que le ha dado el escenario, lo que ha aprendido de los colegas y de cada personaje que nace de la experiencia, de lo que ha vivido, al conjuntar esas dos experiencias, la escénica y la vocal, pues lograr esa armonía es lo que logra impacto en el público.

Por eso, aseveró, “cuando tengo oportunidad de trabajar con un director importante, un actor que admire, rebotamos ideas, les pido consejos, veo los videos de las presentaciones, veo lo que funciona y lo que no; con mucha humildad hay que sacar lo que no funcione y arreglar lo que haga falta para seguir creciendo”.

Respecto al reto de sumarse a elencos estables y el poco tiempo que tiene para su adaptación, comentó que disfruta conociendo nuevas personalidades y compañeros, que al principio es difícil pero “una vez que sabes que necesitan de ti, su trabajo es irlos convenciendo de quién eres y tú aceptes lo que son ellos”.

“Es padre aprender a negociar con las personalidades y las culturas que hay en el mundo, sobre todo, porque estoy muy orgulloso de poder representar a mi país y que cuando alguien hable de los éxitos y pregunten de dónde es este tenor que es tan bueno digan es mexicano”, concluyó Arturo Chacón.