Actividad industrial registró cifras positivas en recta final del año

Por segundo mes consecutivo, en octubre la actividad industrial registró un avance mensual de 0.1 por ciento, siendo las actividades de la construcción y manufacturera las que permitieron que no...

Por segundo mes consecutivo, en octubre la actividad industrial registró un avance mensual de 0.1 por ciento, siendo las actividades de la construcción y manufacturera las que permitieron que no hubiera decrecimiento, informó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su Análisis Económico Ejecutivo, dicho instituto sostuvo que el avance mensual de la producción industrial respondió, principalmente, al incremento de 0.8 por ciento en la industria de la construcción, en especial por el segmento de edificación.

Lo anterior, a pesar de que la construcción de obras de ingeniería civil, que es básicamente infraestructura, se contrajo 0.7 por ciento, que en términos anuales significó una baja de 14.7 por ciento.

El estudio refiere que, por su parte, la industria manufacturera creció 0.3 por ciento, de tal manera que su variación anual fue de 0.9 por ciento, lo que significó su sexto resultado positivo de manera ininterrumpida.

La generación eléctrica, distribución de agua y gas creció 0.2 por ciento, en tanto que la minería continuó su tendencia negativa al contraerse 0.1 por ciento en el mes de análisis y 9.0 por ciento en términos anuales, con lo que acumula 29 meses consecutivos de cifras negativas.

El CEESP aclara que a pesar de que en general se evitó el decrecimiento de la actividad industrial del país en los últimos meses del año, ésto no fue suficiente para revertir el comportamiento negativo en cuanto a la comparación anual.

Refiere que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante 2015, el 76.4 por ciento del Producto Interno Bruto tuvo su origen en el sector formal, con 42.9 por ciento de la ocupación, en tanto que el 23.6 por ciento PIB total provino de la informalidad, generado por 57.9 por ciento del total de la población ocupada.

Puntualiza que aunque la participación de la informalidad ha ido a la baja, es evidente que aún tiene una considerable incidencia en la economía nacional, lo que merma la productividad del país.

Añade que en la reciente encuesta del año sobre las expectativas de los especialistas del sector privado, publicada por el Banco de México a finales de la semana pasada, se mantiene la perspectiva de un menor avance de la economía durante 2017 y 2018, años para los que disminuyeron los pronósticos de crecimiento nuevamente para ubicarlos 1.60 y 2.28 por ciento, respectivamente.