Señalan importancia de incorporar a menores a las celebraciones

La experta Minerva Castro Sotelo resaltó la importancia de incorporar a los menores y cada miembro de la familia a las principales celebraciones y fomentar la convivencia a través de reuniones...

La experta Minerva Castro Sotelo resaltó la importancia de incorporar a los menores y cada miembro de la familia a las principales celebraciones y fomentar la convivencia a través de reuniones diarias o varias veces a la semana.

La trabajadora social adscrita a la División de Salud en el Trabajo del Instituto Mexicano del seguro Social (IMSS) Jalisco, dijo que lo anterior beneficia en gran medida el desarrollo psicológico de todas las personas, pero particularmente de los niños.

Mencionó que el abandono de padres o tutores hacia los más pequeños del hogar por diversas causas, entre ellas las obligaciones laborales, afecta a cerca de 90 por ciento de la población infantil y adolescente.

Manifestó que el hecho de que un niño se sienta relegado o ignorado puede causar problemas tan severos a futuro como la baja autoestima, "y a raíz de ella vivir casos de bullying o amenaza de suicidio”.

Indicó que “también es más probable que un menor con tales características se vincule pronto con las adicciones y los actos delictivos que otro menor desarrollado en un entorno opuesto”.

Dijo que la comunicación y la convivencia efectivas entre los miembros de la familia ayudan a fomentar valores “como el respeto, la verdad, la disciplina y la rectitud, mediante los cuales un niño se forma de manera adecuada para bien de sí mismo y de quienes lo rodean”.

Indicó que aunque padre y madre trabajen durante gran parte del día y precisen separarse durante periodos prolongados de sus hijos, “debe haber momentos diarios o al menos varias veces a la semana en donde cada integrante del núcleo sea escuchado al expresar cómo le fue en el día y qué metas tiene”.

Señaló que si de los siete días de la semana sólo se tiene uno de descanso, es preciso compartirlo con los seres queridos “y hacer poco a poco proyectos en los que padres e hijos puedan convivir más, desde realizar alguna manualidad en conjunto hasta aprender a tocar un instrumento o practicar algún deporte, por citar algunos ejemplos”.

Destacó que las festividades que con mayor frecuencia son motivo de celebración, “de acuerdo a cada contexto social, son una buena oportunidad para fortalecer los lazos con las personas que más se quieren”.