Louis Aragon impulsó el dadaísmo literario en Francia

El poeta, novelista y ensayista francés Louis Aragon, quien es considerado uno de los fundadores de movimientos literarios como el dadaísmo y surrealismo de su país, murió hace 34 años, el 24 de...

El poeta, novelista y ensayista francés Louis Aragon, quien es considerado uno de los fundadores de movimientos literarios como el dadaísmo y surrealismo de su país, murió hace 34 años, el 24 de diciembre de 1982, dejando como legado una veintena de obras.

Aragon nació el 3 de octubre de 1897, fue el hijo ilegítimo de Louis Andrieux, un alto funcionario de la III República, que estaba casado y tenía 30 años más que la madre de Aragón, con la que mantuvo relaciones cuando ésta tenía 17 años.

Al pequeño Aragon se le hizo creer que su madre era su hermana y su abuela su madre adoptiva, mientras que, Andrieux, su padre, se le presentó como su padrino, supo la verdad hasta que tuvo 19 años.

Desde muy pequeño demostró habilidades para la literatura y realizó su primera novela a los siete años, la cual, fue publicada mucho tiempo después.

Aragon cursó su formación secundaria en Lycée Carnot y posteriormente comenzó sus estudios superiores en el área de medicina, los cuales interrumpió en 1914 debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, en la cual sirvió como auxiliar en equipos médicos.

Tras la guerra, volvió a París y en 1917 continuó sus estudios en medicina y trabajó como practicante en el Hôtel-Dieu, poco después abandonó la carrera de medicina para dedicarse por completo a la escritura.

De acuerdo con información revelada por www.mcnbiografias.com Aragon, por medio de su estrecha relación con otros jóvenes escritores como André Breton y Philippe Soupault, fundó la revista “Littérature” en 1919.

Individualmente escribió varias obras de carácter experimental durante los primeros años de su carrera, entre las que se incluye la colección de poemas Fogata (1920) y el largo ensayo Tratado de estilo (1928).

En 1930, abrazó el comunismo y la estética del realismo socialista y asistió al II Congreso Internacional de Escritores Revolucionarios celebrado en la localidad rusa de Karkhov donde conoció a la autora Elsa Bougmolova, mejor conocida por su pseudónimo literario Elsa “Triolet” y con la que contrajo matrimonio tiempo después.

Al volver a Francia, Aragon aceptó dirigir del rotativo vespertino “Ce Soir” y colaboró en el famoso tercer número de la revista “Le Surréalisme au Service de la Révolution”, fundada y dirigida por André Breton.

Las persecuciones francesas desatadas por éste número provocaron que Breton pidiera disculpas públicamente por el contenido político publicado y que mostrara su rechazo por el Partido Comunista, lo cual enfureció a Aragon, quien cortó relación con los surrealistas de la época y se consagró como el “Líder del Movimiento Realista Comunista”.

De acuerdo con “www.biografiasyvidas.com”, el estallido de la Segunda Guerra Mundial detuvo sus labores literarias y portar nuevamente el uniforme en 1939.

Durante la guerra y la ocupación alemana, regresó a la poesía como “Los ojos de Elsa” (1942) y las numerosas antologías de versos patrióticos (Le crève coeur, 1941; Le Musée Grevin, 1943 y La Diana francesa, 1945), que también adquirieron una extraordinaria popularidad.

A partir de los años 70, la narrativa de Aragon se tornó diferente, demostró su distanciamiento de la novela realista y su acercamiento a una literatura más estética y refinada en obras como “La suerte de matar” (1965) y “Blanca o el olvido” (1967).

Acorde con información publicada en “www.buscabiografias.com” el poeta falleció el 24 de diciembre de 1982 y su cuerpo fue inhumado en el parque del Molino de Villeneuve, de su propiedad, en Saint-Arnoult-en-Yvelines, junto a su mujer Elsa Triolet, donde reposa desde 1970.