Cambio de varas ocupa lugar importante en la cosmovisión huichol

El director de la División de Cultura y Sociedad del Centro Universitario del Norte (CUNorte) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Uriel Nuño Gutiérrez, dijo que el cambio de varas para la...

El director de la División de Cultura y Sociedad del Centro Universitario del Norte (CUNorte) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Uriel Nuño Gutiérrez, dijo que el cambio de varas para la renovación de poderes ocupa un lugar importante en la cosmovisión wixaritari.

En entrevista con Notimex, señaló que “esta cuestión de las deidades ocupa un lugar importante en toda la cosmovisión wixaritari o huichol, y también lo es en la configuración política, los wixárikas no pueden desligar una situación de la otra”.

Manifestó que esto del cambio de varas “está íntimamente ligado con la cuestión del calendario festivo, sobre todo el que tiene que ver con la época húmeda y la época seca, en este caso con el calendario agrícola”.

Explicó que “tiene que ver con la época de luz y la época de oscuridad, que hace referencia a un tiempo primordial originario en donde lo divino y lo humano no estaban separados”.

Mencionó que desde esa perspectiva “es que cobra una relevancia significativa esto del cambio de varas o como algunos le conocen el cambio de autoridades o el cambio de poderes”.

Nuño Gutiérrez apuntó que como está relacionado con el calendario agrícola, el solsticio de invierno -que se registró hoy- es el momento en el que debe ocurrir el cambio de varas.

“Para empezar hay que decir que las varas no son un objeto solamente que representa el poder, sino que son en sí mismo el poder, porque cada una de estas varas es una deidad, y no es que se tome como un cetro”, dijo.

Aclaró que este objeto no se debe de ver desde la perspectiva del cetro (bastón corto) que utilizaba un monarca, “la vara en sí misma es el poder porque cada una de estas cinco varas es una deidad, y éstas son deidades fundacionales de la cultura huichol”.

“Como son ellas el poder en sí mismo y la deidad como tal, entonces son ellas las que le confieren el poder a quien la porta, a quien en todo caso debe hacerse responsable de portarla y del poder que ello significa”, enfatizó.

Refirió que estas deidades están íntimamente ligadas con el Sol, y es precisamente en el solsticio de invierno cuando ocurre el acto, “este es el momento porque es la época de luz, que es cuando el sol va cobrando fuerza hasta que llega a su punto más álgido que es el solsticio de verano".

Añadió que al llegar el solsticio de verano, “es cuando el Sol está en su punto más alto, siendo más fuerte entra en una lucha contra las deidades de la oscuridad, porque luego entonces viene la época húmeda, la época de lluvias, que termina cuando inician las primeras cosechas, por ahí a principios de octubre”.

Nuño Gutiérrez detalló que después sigue un proceso en el cual “viene a menos la fuerza del Sol, porque se encuentra en esa lucha constante entre la luz y la oscuridad, y es cuando el ciclo viene a su fin, después de las lluvias entre octubre y noviembre”.

Es entonces cuando nuevamente el consejo de cahuiteros, los ancianos y el marakame, a través de un proceso de sueños, les dicen las deidades quienes tendrán que ser las próximas autoridades que porten esas varas.

El director subrayó que en el municipio de Mezquitic, en la zona norte de Jalisco, es donde tienen asentamiento la mayor parte de las comunidades de huicholes y sus cabeceras comunales.

Comentó que el cambio de varas se lleva a cabo en las cabeceras comunales, que es donde reside el poder político, "el centro ceremonial y cada comunidad está compuesta por un sin número de rancherías y delegaciones".

Señaló que es en la zona norte del estado donde se encuentran asentadas las cuatro cabeceras comunales más representativas de la etnia wixárika en Jalisco, que es San Andrés Cohamiata o 'TateiKie', San Sebastián Teponahuaxtlán, Santa Catarina Cuexcomatitlán y Tuxpan de Bolaños.

Dijo que también hay algunos asentamientos afuera de la zona de Jalisco, en el estado de Nayarit, “particularmente está Guadalupe Ocotán y entorno a ésta una serie de comunidades más, además, desde los años 20 del siglo pasado se fundaron algunas comunidades wixárikas en el sur de Durango.

“Particularmente se encuentran ahí en sus comunidades, pero en la zona metropolitana de Guadalajara también transita un número importante, además de Puerto Vallarta porque es una zona donde van y comercian sus artesanías", manifestó.

Asimismo, destacó que la Semana Santa “tiene que ver también con ese proceso de la luz y la oscuridad para los huicholes, porque está dentro ya de ese proceso de declive de la fuerza solar y de la lucha del sol contra la oscuridad, también es muy interesante esta festividad entre los huicholes”.

Exhortó a considerar a los huicholes “como una parte significativa de nuestra propia cultura, quienes deben tener su propio espacio, su lugar, así como reconocérseles su lengua, su cultura, sus propias formas organizativas sociales y políticas.

“Habría que darles un lugar en donde ellos puedan tener su propia voz y opinar sobre sí mismos, qué es lo que verdaderamente necesitan”, enfatizó.