Gobernador de Florida pide a Castro democracia y libertad para Cuba

Rick Scott, el gobernador de Florida, la meca del exilio cubano, informó hoy que envió una carta al presidente de Cuba, Raúl Castro, en la que le pide libertad y democracia para la isla, a casi un...

Rick Scott, el gobernador de Florida, la meca del exilio cubano, informó hoy que envió una carta al presidente de Cuba, Raúl Castro, en la que le pide libertad y democracia para la isla, a casi un mes de la muerte de Fidel Castro.

En su carta, Scott le habla en forma franca a Castro de las celebraciones en Miami tras la muerte de su hermano y afirma que "representaba la esperanza de poner fin a décadas de tortura, represión, encarcelamiento y muerte" bajo el gobierno del fallecido líder.

"Después del viaje del Papa Francisco a Cuba, usted sugirió que podría regresar a la iglesia y orar de nuevo", escribió Scott.

"Mi oración por ustedes y por el pueblo cubano es que escuchen al Papa Francisco y se concentren en dar libertad absoluta y democracia a Cuba", agregó.

Scott dijo a Castro que tiene una "tremenda e histórica oportunidad" para otorgar "libertad y oportunidad" a Cuba y “la gente de Florida y de todo Estados Unidos están listos para ayudar a que su país alcance un éxito con niveles sin precedentes de comercio e inversión de capital".

Raúl Castro ha demostrado en los últimos años que está al menos abierto a algunos pequeños cambios como parte de las relaciones cambiantes alentadas por el presidente Barack Obama.

Sin embargo, los críticos han dicho que nada ha cambiado en la isla en cuanto a las violaciones de los derechos humanos y la persecución de los disidentes al régimen.

El presidente electo Donald Trump ha condicionado la continuidad del deshielo a un acuerdo más ventajoso para Estados Unidos y que implique concesiones por parte del gobierno de Castro en materia de democracia y derechos humanos.

En la víspera, un editorial del diario oficial cubano Granma afirma que Cuba jamás aceptaría condiciones distintas a las derivadas del deshielo de las relaciones con el gobierno de Obama y no estaría dispuesta a traicionar los “principios y valores” en los que cree.