Presidente de Gambia rechaza dejar el poder tras perder en las urnas

El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, quien ha gobernado el país durante más de dos décadas, rechazó hoy dejar el poder y entregárselo al mandatario electo Adama Barrow, pese a la creciente presión...

El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, quien ha gobernado el país durante más de dos décadas, rechazó hoy dejar el poder y entregárselo al mandatario electo Adama Barrow, pese a la creciente presión internacional.

En un mensaje difundido por la televisión local, Jammeh reiteró este miércoles que no abandonará su cargo y que nunca entregará el poder Barrow, quien ya ha sido confirmado como ganador absoluto de las elecciones del 1 de diciembre pasado.

La Comisión Electoral de Gambia declaró al líder opositor, Adama Barrow, como ganador de las elecciones con 227 mil 708 votos a favor, el 43.0 por ciento, frente a los 208 mil 487 sufragios (40.0 por ciento) conseguido por Jammeh.

“A menos que la Corte lo decida, no habrá ninguna juramentación el 19 de enero", subrayó el mandatario, cuyo partido, el APRC, ha presentado una denuncia ante la Corte Suprema para anular los resultados de la pasada votación presidencial, que fueron contrarios al jefe de Estado.

En un principio Jammeh admitió su derrota en un mensaje público y anunció que dejaría el poder después de 22 años, pero una semana después, revirtió su posición, denunció que los resultados electorales fueron fraudulentos y exigió una nueva votación.

El presidente ordenó la semana pasada al Ejército entrar a la sede de la Comisión Electoral Independiente, impidió el ingreso del personal y dio instrucciones a su presidente, Alieu Momar Njai, para que se marchara. y posteriormente el partido gubernamental APRC impugnó los resultados.

“Yo no soy un cobarde. Mi derecho no puede ser intimidado y violado. Esta es mi posición. Nadie puede privarme de esa victoria excepto Dios Todopoderoso", afirmó el mandatario, un día después de que el presidente electo dijo que estaba listo para la toma de posesión en enero.

En su mensaje televisivo, el mandatario gambiano también condenó al bloque de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), quien ha prometido el envío de observadores, por "entrometerse" en los asuntos de Gambia.

“La crisis política en Gambia se decidirán internamente y pacíficamente, afirmó Jammeh, tras reiterar que mantendría su posición de desafiar el resultado de la elección, según reporte del canal de televisión árabe Al Yazira.

Halifa Sallah, portavoz de la coalición de oposición del presidente electo, aseguró la víspera que Jammeh debe salir de la oficina de la presidencia y aunque acusó al mandatario gambiano de detener, torturar y matar a sus opositores, aseguró Barrow va a tratar a Jammeh como un ex jefe de estado y lo consultarían para asesoramiento.

Jammeh, quien llegó al poder en 1994 como un oficial del Ejército, cuando tenía 29 años de edad, en un golpe militar, había ganado las elecciones en cuatro de elecciones, celebradas antes de las efectuadas a principios de mes.

La negativa de Jammeh de dejar el poder prevalece pese a las condenas emitidas por la comunidad internacional, principalmente del presidente francés Francois Hollande, quien considera que los resultados de los comicios del 1 de diciembr pasado son "indiscutibles".