Sustancial la existencia del Catálogo de Oro, afirma Manzanero

El valor artístico, la identidad de un pueblo y la memoria histórica musical de una nación, son algunos de los elementos que respaldan la existencia del Catálogo de Oro de la Sociedad de Autores y...

El valor artístico, la identidad de un pueblo y la memoria histórica musical de una nación, son algunos de los elementos que respaldan la existencia del Catálogo de Oro de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).

Armando Manzanero, presidente de la SACM y José Alfredo Jiménez Gálvez, señalaron que es la mejor manera de difundir el valor de la música mexicana en el mundo.

Por su parte, herederos de grandes compositores incluidos en este documento, aseguran que los autores fallecidos siguen teniendo vigencia a través de la promoción, al destacar que el Catálogo de Oro es uno de los más grandes y ricos del mundo.

“Tenemos el catálogo musical más hermoso y debemos no sólo protegerlo sino difundirlo, promocionarlo y presumirlo, para que la humanidad se dé cuenta de las miles de canciones que hablan de nosotros, de nuestras raíces, pero en especial que da nombre y vigencia a los compositores que estamos en el catálogo vivos o muertos”, señaló el también autor de “Somos novios”.

Manzanero Canché puntualizó que independientemente de que las obras contenidas en el acervo estén registradas en el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor), para su protección, era urgente y necesario crear la oficina del catálogo, para seguir promocionando la historia musical del país.

Por su parte, José Alfredo Jiménez Gálvez, afirmó que la idea del maestro Manzanero fue acertada y creada a tiempo, “porque los herederos hemos tenido la oportunidad de revivir a nuestros familiares, en mi caso, mi padre no ha dejado de estar vigente y hoy por hoy sigue vendiendo discos a 43 años de su muerte”.

Subrayó que la oficina del Catálogo de Oro, en un principio fue integrada sólo por aquellos compositores y autores que han logrado mantener sus temas como un éxito rotundo, entre ellos, Consuelito Velázquez que es la más grande vendedora con su tema “Bésame mucho”, misma que ha sido grabada en casi todos los idiomas y miles de versiones.

“Después de fundada esta oficina nos dimos cuenta que había obras musicales que habían rebasado el éxito y que se habían convertido en un clásico de compositores vivos, por lo que se decidió que ingresaran al mismo”, explicó.

Al preguntarle si ha servido la gestión del Catalogo de Oro, Jiménez Gálvez, dijo: “Si menciono ‘Dios nunca muere’ en qué pensará la gente; si hablo de ‘Cucurrucucú paloma’, sabrán sin duda que es tema de Tomás Méndez.

“Si silbo la tonada de ‘Somos novios’, ¿quién les viene a la mente? y no se diga de “Cien años”, de inmediato se remitirían a Alberto Cervantes”, comentó.

Subrayó que sería interminable el listado de canciones que componen el archivo, porque rebasan el millón de composiciones.

“Hay muchos temas que tenemos que volver a poner en boga y para ello hay varios proyectos para el año entrante, como un homenaje de Aída Cuevas al maestro Alberto Cervantes”.

Puntualizó que incluso la viuda de Manuel Esperón, doña Beatriz, lanzará una colección de discos con algunas obras conocidas de quien fuera su esposo.

“Tenemos mucho qué hacer por delante, porque ya nos dimos cuenta que los discos de colección con nuevas versiones siguen vendiendo, como Javier Solís, Lola Beltrán y José Alfredo Jiménez, pues así lo informó la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (Amprofon), en el primer semestre de 2016”, señaló.

Subrayó que la promoción que se realiza desde el Catalogo de Oro, ha destapado de nueva cuenta el interés de las casas discográficas, que están volteando los ojos a los grandes compositores y autores, que tienen obra aun sin escuchar y que apuestan por relanzar discos de colección.

“Ahora tenemos un poco más de 100 compositores, pero la idea es abarcar a los nuevos talentos, que logren canciones que pueden superar las pruebas del tiempo y las generaciones, porque tan sólo hay 30 mil compositores inscritos en la SACM”, dijo

Para herederos como Gaby Méndez, hija de Tomás Méndez, creador de temas como “Paloma negra” y “Leña de pirul”, afirmó que el acervo les ha permitido participar directamente en la promoción no sólo de la obra de su padre sino de todos los socios del documento.

“En breve nos reuniremos para proponer estrategias de promoción y difusión. Tan sólo en 2016 mi padre tuvo cinco homenajes, además de que estamos preparando un disco tributo a través de María Elena Leal, hija de Lola Beltrán”, comentó.

En tanto, Eurídice Cervantes, hija de Alberto Cervantes, creador del tema “Cien años”, puntualizó que el catálogo es un departamento que les ha dado la oportunidad de estar cerca de la obra de sus progenitores: “Tenemos que mantener la vigencia de nuestra herencia”.

Por último, el heredero de la gran compositora, Ema Elena Valdelamar, Darío Valdelamar, subrayó que la obra del Catálogo de Oro “es la música que llegó para quedarse, porque surgió de personas que escribieron una historia a través de sus canciones. Son la memoria musical de México”.