Argentinos conmemoran 15 años de crisis que termino con De la Rúa

Cientos de organizaciones marcharán mañana en Argentina para conmemorar el décimo quinto aniversario de la crisis que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa y recordar a los 38 muertos que...

Cientos de organizaciones marcharán mañana en Argentina para conmemorar el décimo quinto aniversario de la crisis que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa y recordar a los 38 muertos que hubo durante las revueltas populares.

Partidos políticos y grupos sindicales, estudiantiles y de derechos humanos ya convocaron a una serie de actos y marchas que concluirán este martes y que también tendrán sus réplicas en varias ciudades del país, aunque el acto central será en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.

Se prevé que las jornadas serán multitudinarias, sobre todo porque un sector de la sociedad considera que la llegada al poder de Mauricio Macri, quien asumió hace un año, replica el escenario de incertidumbre económica que hubo durante el trágico fin del año 2001.

La gran crisis comenzó a principios de diciembre de ese año, cuando el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, anunció un tope de retiro de ahorros bancarios, el famoso “corralito” que en realidad representó la confiscación del dinero de los ciudadanos.

El clima de inestabilidad terminó de estallar el 19 de diciembre, cuando cientos de miles de personas marcharon en las principales ciudades del país con ollas, sartenes y cucharas para armar un “cacerolazo” en protesta por el estado de sitio decretado por De la Rúa.

Los manifestantes fueron recibidos con represiones policíacas que dejaron un saldo de 38 muertos, lo que dio comienzo a investigaciones que derivaron en juicios en los cuales De la Rúa fue sobreseído, es decir que ni siquiera se tuvo que sentar en el banquillo de los acusados.

En diciembre de 2001, con tantos muertos encima, sin ningún tipo de respaldo interno o externo, a De la Rúa no le quedó más remedio que renunciar a la presidencia sólo dos años después de haber asumido y dejando al país inmerso en un caos al que no se le veía salida.

El expresidente protagonizó una de las postales más tristes de la historia argentina al huir de la Casa Rosada en un helicóptero, mientras en la Plaza de Mayo la tensión seguía latente entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

Su salida aumentó la inestabilidad política y, en sólo 10 días, Argentina tuvo cinco presidentes, hasta que el 2 de enero de 2002, Eduardo Duhalde asumió como interino y logró permanecer en el cargo hasta que el año siguiente le entregó el poder a Néstor Kirchner.

Argentina sufría entonces una pobreza del 54 por ciento, había gente recogiendo restos de comida de la basura, organizaciones de trueque ante la falta de dinero, un puñado de “cuasimonedas” para suplir al desacreditado peso nacional y un gobierno débil.

Durante los 12 años de gobiernos de Kirchner (2003-2007) y su esposa y sucesora, Cristina Fernández (2007-2015), el país se recuperó económicamente aunque el verdadero nivel está a discusión debido a que ambos manipularon las estadísticas oficiales.

En lo que si hay consenso es que, en sólo un año, Macri aumentó la pobreza y el desempleo, no cumplió con su promesa de reducir la inflación, el consumo y la producción se desplomaron, el país se endeudó en la cifra récord de 50 millones de dólares y está en recesión.