Sentencian a nueve años a italiana afiliada al Estado Islámico

El Tribunal de Milán sentenció hoy a nueve años de reclusión a Giulia Maria Sergio, mejor conocida como “Fátima”, considerada la primera “combatiente” italiana enrolada en el grupo extremista Estado...

El Tribunal de Milán sentenció hoy a nueve años de reclusión a Giulia Maria Sergio, mejor conocida como “Fátima”, considerada la primera “combatiente” italiana enrolada en el grupo extremista Estado Islámico (EI).

La corte también condenó a 10 años de cárcel al marido de la mujer, el albanés Aldo Kobuzi, mientras dio cuatro años de reclusión a su padre, ocho años a su suegra y a su cuñada y nueve a su reclutadora, Bushra Haik.

El único que se encuentra actualmente en Italia es Sergio, el padre de “Fátima”. Ella y el resto de sus familiares fueron condenados en ausencia, pues se cree que se encuentran actualmente en Siria combatiendo en las filas del EI. Todos los sentenciados fueron acusados de terrorismo internacional.

Maria Giulia Sergio, de 27 años y originaria de la sureña región italiana de Campania, se habría convertido al Islam para viajar en 2014 a Siria, desde donde incitó a sus padres (su madre murió durante el proceso) y a su hermana a unirse al EI.

“Vengan aquí a cortar cabezas, que pronto lo haremos también en Roma”, fue el mensaje telefónico, interceptado por la policía, que la mujer envió a sus padres.

“Fátima”, que llegó a aparecer en televisión cubierta con un velo y defendiendo al Islam más radical, se convirtió ahora en la primera “combatiente extranjera” del EI condenada en Italia.

El jurado confirmó el pedido de los fiscales Mauricio Romanelli y Paola Pirotta de dar el máximo de la pena a la imputada y sus cómplices.

La hermana de “Fátima”, Marianna Sergio, detenida en Italia, ya había sido sentenciada a cinco años y cuatro meses de cárcel en un juicio paralelo.

Según la reconstrucción de los hechos realizada por los fiscales, “Fátima” habría sido adoctrinada por Bushra, calificada como “maestra de la yihad (guerra santa)”, que le habría enseñado que “matar a los infieles occidentales no es solamente lícito, sino un deber”.

También la educó “a la exaltación del terrorismo y de los actos terroristas” como los ocurridos en 2015 y en 2016 en Francia.

“El Estado Islámico llegará también a Italia y nosotros seremos quienes le abriremos las puertas”, fue otra frase interceptada por la policía que la reclutadora Bushra dijo a las hermanas Sergio.

Durante la audiencia el fiscal Romanelli subrayó la “extraordinaria peligrosidad de Fátima”, quien convenció a su familia, que era muy católica, a convertirse al Islam más radical.