La Casa del Actor IAP Mario Moreno "Cantinflas", localizada en el sur de la Ciudad de México, es desde hace 72 años el recinto donde principalmente los artistas de edad avanzada en retiro han encontrado un refugio.

La casona que está colmada de recuerdos ha sido la última morada de grandes figuras del cine, el teatro y la televisión como Esther Fernández, René Ruiz "Tun Tun", Andrea Palma, Consuelo Guerrero de Luna, Rebeca Iturbide y Juan José Martínez Casado.

También han pasado por ella destacadas figuras como Sara Guasch, Alicia Palacios, Shilinsky, Rosario Gálvez, Carmelita González, Caridad Bravo Adams y Carlos Galván, entre otros.

"Un huésped que recientemente estuvo aquí por una corta estancia para convalecer de una enfermedad fue Rogelio Guerra; sin embargo, su esposa lo retiró antes de lograr su recuperación", señaló Maty Huitrón, presidenta vitalicia de la institución.

Agregó que actualmente vive en este lugar la actriz y cantante Abril Campillo, quien recibe los cuidados y el ánimo que requiere para seguir adelante en su lucha contra el cáncer que padece.

Explicó que desde que se fundó la Casa del Actor IAP en 1944, a iniciativa de Mario Moreno "Cantinflas", se ha brindado respaldo a los actores de la tercera edad que terminan sus días sin recursos o sin familiares que vean por ellos.

"Así lo hicieron desde que se constituyó el primer patronato que estuvo integrado por Felipe Montoya, como secretario; Jorge Mondragón, como tesorero; Fernando Soler, como administrador, y ‘Cantinflas’, como presidente.

"Posteriormente estuvieron al frente Virginia Fábregas, María Tereza Montoya, Julieta Palavicini, Jorge Negrete, Ricardo Mondragón, Roberto Soto y Ernesto Finance.

"Ahora estamos Mario Moreno Laparade y una servidora a la cabeza, con la consigna de llevar a buen puerto este sueño de nuestro gran amigo Mario Moreno", subrayó la actriz.

"Desde que estoy como presidenta vitalicia he visto casos difíciles, como aquellos en que los propios hijos de los actores traen al anciano para olvidarlo aquí", aseguró sin dar nombres de casos específicos.

Afirmó que la Casa del Actor IAP Mario Moreno "Cantinflas" no es sinónimo de olvido, asilo o reclusión, "es una verdadera casa de retiro donde actores, escritores y periodistas de espectáculos pueden terminar sus días de la mejor manera, rodeados de atenciones y servicios", aseguró.

Señaló que mientras un actor compruebe que ha pasado su vida ejerciendo la actividad y a partir de los 65 años, puede gozar del beneficio del hogar sin pertenecer a sindicato alguno o asociación del ramo.

"La Casa del Actor está abierta para todos aquellos que deseen pasar su vida más tranquila, siempre y cuando respeten los estatutos, porque hay varios requisitos, como el no tener dónde vivir, haber sido actor, escritor o periodista con más de 30 años de carrera".

Destacó que actualmente no tienen actores retirados conocidos, pero en los 72 años de existencia del hogar, una veintena de famosos han estado hospedados aquí.

Dejó en claro que en este lugar se respetan los estatutos, así como a todos los inquilinos, y para ello habla con los trabajadores.

"Ellos no están en un asilo, son los dueños de esta casa, porque por ellos es que comen los que tienen trabajo dentro de la Casa del Actor".

Maty Huitrón puntualizó que en este hogar no tiene cabida la soledad, la tristeza, el maltrato y el olvido, porque existe la atención a todos con el apoyo de un amplio cuerpo de psicólogos, tanatólogos, geriatras, médicos generales y enfermeras.

"Tenemos una pequeña clínica donde se les atiende lo más pronto posible y si es grave el caso, se cuenta con todo para estabilizar al paciente y esperar una ambulancia", afirmó.

"La casa no significa el retiro o la reclusión, pero uno de los requisitos es que ya no tengan que trabajar, porque no permitimos que los habitantes tomen como hotel la estancia, es una casa de retiro, donde incluso hay libertad de que los moradores puedan ir a divertirse visitando teatros o cines, siempre y cuando puedan sostener su paso".

Maty indicó que las puertas están abiertas para los inquilinos que deseen salir en el horario de las 09:00 a las 18:00 horas, con la promesa de que digan a dónde y con quién van, todo con previo permiso del doctor de cabecera.

"De hecho no es un asilo, pueden ir a la estética a tomar un café o salir de compras".

Añadió que va a cumplir 81 años y espera festejar con sus compañeros, el próximo 30 de enero.

Subrayó que va a continuar hasta donde pueda, "la gente debe saber que la Casa del Actor ha logrado aumentar su plusvalía de 17 millones a más de 79 millones que hoy está valuada.

"El recinto cuenta con 75 cuartos, con elevadores, las celdas solares para ahorrar energía y con la celdas de agua para la recolección de lluvia, así como otros beneficios ecológicos".

Explicó que con la buena administración que se ha llevado, logró comprar un edificio en Londres y Biarritz, en la colonia Juárez, con un costo de 15 millones de pesos y que hoy está valuado en 20 millones.

"También se acaba de adquirir el predio ubicado a un lado de la Casa del Actor, en la calle de Tizimín, en Mixcoac, y eso es lo que eleva el costo de esta institución, que rebasa los 79 millones de pesos. Todo comprado con lo que dejó la escritora Caridad Bravo Adams", informó Huitrón.

Dijo que para contar con el estacionamiento en la Casa del Actor, se utilizarán las rentas del edificio del teatro, "porque el objetivo es que algún día el recinto sea autosustentable".

Reconoció que ahora es mucha casa para 33 inquilinos, pero aseguró que pronto habrá demanda para ocupar los 42 cuartos restantes, que cuentan con los más avanzados servicios para la atención y cuidado de cada huésped.