Artesanía colombiana es un referente de calidad internacional

Las culturas de comunidades originarias y grupos étnicos de Colombia, son un referente de calidad artesanal de este país suramericano, que se abre espacio en los mercados internacionales con apoyo...

Las culturas de comunidades originarias y grupos étnicos de Colombia, son un referente de calidad artesanal de este país suramericano, que se abre espacio en los mercados internacionales con apoyo del ministerio de Comercio Exterior.

El espacio donde pobladores, de 31 culturas distintas y provenientes de 21 departamentos, presentan sus productos artesanales y productos agroindustriales, es Expoartesanía 2016.

La muestra de los productos de estas comunidades tiene el apoyo del ministerio de Comercio Exterior, el Programa de Fortalecimiento Productivo y Empresarial de los Pueblos Indígenas de Colombia del ministerio de Cultura, Cámara de Comercio de Bogotá, Pillow Education y Luthiers Colombianos.

Las 31 comunidades son: Wayyú, Arhuaco, Pastos, Curripaco, Piapoco, Tucano, Desano, Cubeo, Zenú, Piratapuyo, Guna Dule, Totoró, Misak, Kametsá, Inga, Nasa, Embera Katio, Embera Chamí, Eperara Siapidara, Embera Eyábida, Ette Ennaka, Okaina, Bora, Uitoto, Muinare, Kogui, Sikuani, Awá, Wuonnán, Pijao y Kankuamo.

Las comunidades pertenecen a 21 departamentos: La Guajira, Cesar, Magdalena, Córdoba, Chocó, Antioquia, Risaralda, Caldas, Tolima, Cundinamarca, Huila, Meta, Casanare, Vichada, Guainía, Mitú, Amazonas, Putumayo, Cauca, Nariño y Valle del Cauca.

En el pabellón Artesanía Étnica el visitante puede apreciar hasta este domingo 18 de diciembre, productos artesanales como mochilas, tejidos, tallas en madera, accesorios y cestería.

Además se destacan las máscaras en gran formato, talladas en madera con aplique en chaquira de simbología Camëntsa, un producto representativo de Arte-sano Mutumbajoy, proveniente de Pasto Nariño.

Las comunidades también presentan sus productos pecuarios y agroindustriales como café, panela, malanga, aromáticas deshidratadas, cachama, hoja de plátano cachaco, quesos, miel, refrescos de frutas naturales y quinua perlada y procesada, como las harinas, bebidas instantáneas, galletas y turrones de quinua.

En el marco de la feria se realiza el tercer Encuentro Nacional de Economías propias de los pueblos indígenas de Colombia que es realizado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, junto a Artesanías de Colombia y ProPaís.

“Este año, desde MinComercio hemos intervenido 50 iniciativas empresariales indígenas en 21 departamentos. De ellas, 33 se dedican a las artesanías y 17 fabrican productos agroindustriales”, comentó la ministra de Comercio Exterior, María Claudia Lacouture.

Con este programa y su exposición en la feria artesanal más importante de Colombia, “buscamos generar oportunidades de negocios, promover nuevos mercados y rescatar las prácticas productivas ancestrales de nuestros pueblos”.

En los últimos tres años el Ministerio de Comercio Exterior, “ha apoyado 73 procesos productivos de pueblos originarios que abarcan a más de cinco mil personas de diferentes grupos étnicos.

Los participantes del programa han mejorado “sus capacidades productivas, organizativas y comerciales. Mediante procesos de asistencia técnica del Ministerio y entrega de insumos y herramientas para fortalecer sus procesos, superaron el 20 por ciento en aumento de productividad”.

La funcionaria explicó que se han generado” mecanismos para acceder a mercados regionales, nacionales y extranjeros. Muestra de ello es la participación en vitrinas como ExpoArtesanías, y la participación de las comunidades Arhuaca y Guna Dule, apoyadas por el ministerio, en la feria artesanal de Milán L'artigiano in fiera 2016”.

A través de este programa se han logrado avances en “formalización de producto con la consecución de 13 registros Invima para el café Arhuaco, la trucha transformada del pueblo Misak y los cosméticos artesanales de la comunidad Nasa del Huila”.

Actualmente se avanza en “cuatro procesos de gestión de registros Invima para queso madurado de la comunidad Nasa, harina de malanga de la comunidad Kogui, productos de quinua de la comunidad Misak y aromáticas del pueblo Totoró”.

Igualmente, se trabaja en la denominación de origen para la mochila del pueblo Arhuaco y las molas de la comunidad Guna Dule, que se han caracterizado por su belleza en los diseños y tejidos.

Asimismo se destaca Arte Misak, que es un grupo de mujeres artesanas de Silvia, Cauca, a partir de su compromiso y decisión, logró aumentar su productividad en 50 por ciento, después de la intervención del programa del ministerio de Comercio Exterior.

También se destaca, la empresa Arte Mutumbajoy, que ha logrado acceder a mercados internacionales como Canadá, México y Reino Unido, con la venta de sus máscaras del pueblo Kamentsá.

El ministerio de Comercio Exterior lideró seis encuentros regionales en 2016 en ciudades Manizales, Mocoa, Inírida, Quibdó, Santa Marta y Pasto, en los que participaron 100 procesos productivos de comunidades, que lograron ventas totales en las ferias por valor cercano a 100 millones de pesos, unos 33 mil dólares.

Las comunidades originarias de cada una de estas regiones participaron en jornadas de capacitación y fortalecimiento empresarial, y expusieron sus productos en plataformas comerciales, que permitieron la activación de mercados locales y el enlace con cerca de 80 clientes potenciales (pequeñas empresas locales).

“Los artesanos son los encargados de conformar la huella digital de nuestra cultura, además de ser un sector que impulsa económicamente a las regiones“, subrayó Lacouture.

En el 2015, por ejemplo, “las exportaciones de artesanías alcanzaron los 4,77 millones de dólares, 1.0 por ciento más que el año anterior. Con estos encuentros regionales queremos empoderar a las comunidades para que continúen tejiendo una Colombia Moderna”.