Pondera Radio Educación trascendencia de sus programadores musicales

La música en Radio Educación no es un complemento ni un relleno; un espacio de entretenimiento, de dejar pasar un rato entre un programa y otro, sino una parte constitutiva y fundamental de la...

La música en Radio Educación no es un complemento ni un relleno; un espacio de entretenimiento, de dejar pasar un rato entre un programa y otro, sino una parte constitutiva y fundamental de la propuesta mediática, programática y de producción, aseguró Hilda Saray Gómez González, directora de Producción y Planeación de esa emisora pública.

Entrevistada a propósito de la programación musical que lleva a cabo la radiodifusora, aclaró que seleccionar la música no es una tarea fácil, requiere de conocimiento y sensibilidad para, al final, crear una propuesta sonora diversa, incluyente y con sentido.

Con una nutrida fonoteca de música considerada por el Archivo General de la Nación como archivo de los mexicanos, en la que conviven géneros, estilos, épocas, artistas, ritmos y temáticas provenientes de diferentes partes del mundo, refirió que Radio Educación siempre ha pugnado por tener un equilibrio entre la programación hablada y musical.

“La programación no es un elemento adyacente, sino protagónico de la propuesta radiofónica y, en esos términos, quien realiza la programación musical es un profesional en el campo de la música, de la cultura, de la radio misma, que tiene la capacidad de seleccionar creaciones musicales pertinentes, significativas, de alta calidad y que hablen de nuestro tiempo”, explicó.

Con un total de 13 mil discos compactos, que son la base para la programación musical de la radiodifusora equivalente a 12 mil horas, la estación cuenta con un acervo de música de todo el mundo, geografías y tiempo.

“Y al no ser una radiodifusora de nicho, tiene creaciones musicales del Barroco, la Edad Media, el Clasicismo y todas las demás épocas, además de música mexicana en sus diferentes vertientes”, detalló Gómez González.

Cuenta que efectuar la programación musical no es algo sencillo, tiene que ver con el perfil de productor, como creador, como curador de música para su trasmisión, pues no llena espacios, sino que debe crear un discurso musical.

“Son diversas las formas de organización del trabajo, los siete programadores de la radiodifusora tienen asignado un día y esa persona, lo hace las 24 horas: uno, por ejemplo, lo realiza los lunes, otro los martes y así sucesivamente, se van rotando”, agregó.

Subraya que para ser un profesional de la programación musical, se requiere de conocimientos en el área de comunicación para estar en la sensibilidad del medio, de la radio, además de conocimientos por supuesto, periodísticos.

“No hay carrera de programador musical en México, hay lo relacionado con las artes de la creación musical, pero una carrera como tal, no hay”, acotó.

Sin duda, expuso, es un trabajo estratégico, la labor que realizan los programadores musicales muchas veces resulta un tanto desconocido y hasta ignorado por quienes a diario encendemos la radio y sintonizamos cualquier estación radiofónica.

“No sé si un oficio olvidado, pero para Radio Educación los programadores musicales son profesionales fundamentales para la radio, porque esta selección es una tarea intelectual de concentración, conocimiento y acompañamiento para quien está escuchando”, comentó.

Confesó que en la actualidad, las nuevas tecnologías y la convergencia de lo análogo a lo digital ha facilitado la labor que realizan los programadores musicales, haciendo que su trabajo hoy sea limpio, eficiente y que ante cualquier eventualidad, se cuente con los medios para continuar con la transmisión.

“Las plataformas son un avances, facilitan el trabajo y el tener esta plataforma donde deciden y organizan la programación es un gran avance, ya no se recurre a la Fonoteca como en el pasado.

“Hacer programación musical, no es crear una “playlist” (lista de reproducción) en términos de encadenar una obra, sino hacer una tarea de carácter cultural mediante la cual se construye un discurso musical de acuerdo con los principios, objetivos de la radio de servicio público”, concluyó.