En Alemania sólo la izquierda alaba a Fidel Castro tras su muerte

Sin que el gobierno de Alemania haya emitido hasta el momento algún mensaje oficial por la muerte del líder cubano Fidel Castro, el sector de la izquierda sí lamentó el deceso del comandante de la...

Sin que el gobierno de Alemania haya emitido hasta el momento algún mensaje oficial por la muerte del líder cubano Fidel Castro, el sector de la izquierda sí lamentó el deceso del comandante de la revolución cubana.

Gregor Gysi, del partido La Izquierda, elogió a Castro como una “persona sobresaliente de la historia mundial” tras su muerte a los 90 años.

El partido La Izquierda es el sucesor del que gobernó durante 40 años la desaparecida República Democrática de Alemania, que fue parte del bloque soviético hasta la caída del Muro de Berlín en 1989.

“Fidel Castro arriesgó su vida cuando con sólo unos pocos hombres y mujeres comenzó a combatir al régimen dictatorial de Batista”, escribió Gysi en un editorial publicado este día en el dominical Bild am Sonntag.

“Sin duda que en ese momento, Castro era un héroe”, añadió Gysi.

Sin embargo, tras la victoria de la revolución, aspiró a una evolución del socialismo en la isla que se diferenciaba del de la Unión Soviética.

“Pero las estructuras dictatoriales fallidas de la Unión Soviética se reprodujeron también en Cuba”, señaló Gysi, quien conoció personalmente a Fidel Castro en 1991 en Cuba.

“Me pareció algo triste por la situación general que vivía Europa central y oriental. Y me dijo que había esperado el fracaso (del socialismo) en Rumania, pero no en la República Democrática Alemania” (RDA), en referencia a la extinta Alemania comunista.

Evaluar la figura de Fidel Castro es y seguirá siendo siempre un ejercicio de contradicciones, agregó Gysi.

Además de Gysi, otros políticos de la izquierda alemana lo elogiaron como un gran revolucionario, recordando principalmente las reformas sociales que acometió en la isla.

Incluso en tiempos difíciles Cuba tuvo un sistema social ejemplar, dijo el copresidente de La Izquierda, Bern Riexinger, desde Falkensee, cerca de Berlín, durante una conferencia de delegados regionales.

Riexinger destacó de Castro su solidaridad con el pueblo cubano. Por otra parte, los portavoces del partido La Izquierda en el Bundstag o Parlamento alemán, Sahra Wagenknecht y Dietmar Bartsch, señalaron:

“Muchos jóvenes se inspiraron en los años 60 por el entusiasmo de la revolución cubana, entre otras cosas por su enfrentamiento al todopoderoso imperio estadunidense”, señalaron.

Uno de sus mayores logros fue “proporcionar educación y sanidad gratuita a toda la población” y ello pese a todas las crisis que sufrió la isla, en especial tras el colapso del “socialismo real”.

Sin embargo, muchos de sus planes no se pudieron cumplir. Pese a ello, “lo que es cierto es que la emancipación y liberación de las personas tenía como condición sine qua non liberarse del control de las grandes potencias imperialistas”.

La relación de la izquierda alemana con Cuba se remonta a los tiempos de la antigua Alemania oriental, que tuvo desde los años de 1960 una relación especial con la isla.

La RDA -creada tras el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1949 de la mano de la Unión Soviética- vio con admiración, pero también con reserva, la revolución cubana, que se adhería al socialismo pero siguiendo un camino muy propio.

Sin embargo, los dos países cooperaron estrechamente en materia económica y de seguridad. Tras el bloqueo decretado por Estados Unidos a los productos de la isla, Cuba se volcó en busca de mercados y uno de ellos fue la RDA, a donde exportó plátanos, piñas y níquel, entre otras cosas.

Los lazos económicos se reforzaron a partir de los años de 1970, cuando Alemania del este contribuyó a la construcción de industrias y aumentó el comercio bilateral, así como la cooperación en sanidad y educación.

Cuba se había acercado más al ideario socialista de Moscú, al apoyar el aplastamiento de la Primavera de Praga y con ello también a Alemania del Este. Castro visitó la RDA en 1972 y dos años más tarde fue a la isla el líder de la Alemania oriental, Erich Honecker.

El turismo de alemanes en Cuba también aumentó en la década de 1970, aunque pocos alemanes de a pie podían permitírselo.

Todo ello se rompió con la caída del Muro y la reunificación alemana, una situación con la que algunos cubanos parecen verse ahora reflejados. Algunos comparan incluso su situación con la de la famosa película “Good Bye Lenin”.

“Mi hermana es exactamente como la madre de la película”, señalaba un cubano exiliado en Miami en declaraciones que reproducía el diario Handelsblatt.

Sin embargo, otros piensan que la transición en Cuba será mucho más difícil que en Alemania, citó el diario The Globe a Albert Bueno, otro cubano exiliado.

“La situación en Cuba será aún más grave. Al fin y al cabo la RDA representaba el modelo de socialismo del bloque oriental” que se reestructuró. “Pero eso no puede decirse de Cuba”, añadió.