Recuerdan labor de alfabetización que emprendió Fidel Castro en Cuba

Tras lamentar la muerte del ex mandatario cubano, Fidel Castro Ruz, el director General del Instituto Estatal de Educación para los Jóvenes y Adultos (IEEA) en Quintana Roo, Rafael Quintanar González...

Tras lamentar la muerte del ex mandatario cubano, Fidel Castro Ruz, el director General del Instituto Estatal de Educación para los Jóvenes y Adultos (IEEA) en Quintana Roo, Rafael Quintanar González, reconoció que deja un legado importante en el ámbito educativo.

A través de su programa “Yo sí Puedo”, reconocido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), permitió abatir el analfabetismo en muchos países y se convirtió en modelo mundial a seguir, señaló el funcionario.

Asimismo, comentó que a través de estas acciones de combate al analfabetismo, Fidel Castro favoreció a muchos países y pueblos, con una exitosa campaña que inició en el año 2001.

El método educativo está basado en una cartilla combinada entre números y letras para enseñar a leer y escribir a personas adultas, mediante la utilización de recursos audiovisuales como la televisión y reproductores de video.

Dicho programa educativo lo fortaleció en el 2002 la doctora cubana en Ciencias Pedagógicas, Leonela Relys Díaz, quien desarrolló un método de enseñanza compuesto.

Quintanar González reconoció que el programa dirigido a personas mayores de 15 años y con el objetivo de su inserción activa en el quehacer social, económico y político de la comunidad del país donde viven, fue altamente positivo en México.

Asimismo, en otros países como Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador, Perú, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Uruguay y Guatemala, entre otros.

Recordó que dicho método de enseñanza todavía se aplica en países como Argentina, principalmente en cárceles, donde alrededor de 10 millones de personas han aprendido a leer y escribir.

De hecho, dijo que de acuerdo con reportes del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC), al cierre del 2016 se deberá sobrepasar esa cifra, al esperar certificar a cerca de 795 mil personas que estarían aprendiendo a leer y escribir.