Alejandra Costamagna explora relaciones humanas en su libro de cuento

Cuentos escritos entre 2005 y 2015 que tienen en común las fisuras en las relaciones humanas, han sido recopilados por la escritora chilena Alejandra Costamagna (1970) en su libro “Imposible salir de...

Cuentos escritos entre 2005 y 2015 que tienen en común las fisuras en las relaciones humanas, han sido recopilados por la escritora chilena Alejandra Costamagna (1970) en su libro “Imposible salir de la tierra”.

La narradora sudamericana comentó a Notimex que el libro, que presentará en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, este domingo, tiene que ver con lo cotidiano.

“El libro incluye una decena de cuentos, algunos publicados en antologías, revistas, libros y otros son inéditos. Son historias que hablan de aquello extraordinario que de pronto irrumpe en lo ordinario”, señaló la escritora.

En entrevista realizada en la cafetería de la Librería del Fondo de Cultura Económica Rosario Castellanos, Costamagna explicó que son historias de la vida cotidiana, relaciones de parejas, relaciones de hermanos y de padre e hijo, que de pronto entre la normalidad encuentran una suerte de fisura que los lleva al vértigo y que los convierte en situaciones extraordinarias.

Las historias provienen de una mezcla de relatos que a veces son prendidos por una imagen o un acontecimiento, una visión o una conversación puntual de la realidad, y luego ingresa una suerte de máquina de ficción que los dispara hacia otros territorios.

“Es trabajar con lo posible, pero al mismo tiempo intentando proyectar eso a otros mundos posibles”, mencionó.

También dijo que del libro hay muchos elementos referenciales de ella, pero también hay mucho elemento ficcional y entre ambos hacen una especie de textura que no sabe qué pertenece al orden de la memoria, de lo real, de lo vivido, de lo experimentado, y qué pertenece al otro orden que se van conjugando.

Costamagna agradeció a la editorial Almadía. “La idea del libro es que pueda circular a través de editoriales autogestionadas en Latinoamérica, en cada país con una identidad diferente, con portadas diferentes, un cambio en el orden de los cuentos o la incorporación de un cuento distinto”, precisó.

Respecto al estado del cuento en Chile, la escritora afirmó que este género poco a poco va recuperando terreno porque en algún momento la novela era la que llevaba la hegemonía y las editoriales se resistían un poco publicar libros de este género.

“Eso es muy significativo porque hay como una especie de reposicionamiento del cuento, un género muy valioso que se nutre y dialoga con otros géneros como la novela o la poesía muy abiertamente”, concluyó la también autora de “Naturalezas muertas”.