Insta el BID a erradicar la violencia hacia la mujer

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) consideró hoy como una tarea urgente para América Latina y el Caribe erradicar la violencia hacia la mujer, que afecta a una de cada tres mujeres de la...

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) consideró hoy como una tarea urgente para América Latina y el Caribe erradicar la violencia hacia la mujer, que afecta a una de cada tres mujeres de la región.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la institución estimó que el flagelo social arrastra un costo económico de entre 1.6 por ciento y 6.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de los países de la región.

“La violencia contra la mujer es simplemente inaceptable”, dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno. “Por eso, en esta fecha, debemos reafirmar nuestro compromiso personal y profesional para erradicar este mal. El cambio empieza por cada uno de nosotros”.

El BID señaló, sin embargo, que hay señales muy positivas como los reclamos de la sociedad civil en defensa de las víctimas en toda la región y el creciente compromiso de los gobiernos latinoamericanos y caribeños para combatir este tipo de abusos.

Con el fin de ayudar a los países latinoamericanos y caribeños a alcanzar ese objetivo, el BID dijo que identifica, evalúa y financia programas efectivos contra la violencia de género.

El BID analizó el impacto de modelos como “Amor, pero del bueno”, un programa que logró una notable disminución en las agresiones psicológicas entre parejas en la Ciudad de México.

También examinó el efecto de “123-Línea Mujer”, un programa de atención a víctimas en Medellín, Colombia, que ha ayudado a reducir la tasa de repetición de abusos.

En Argentina se está colaborando en la creación de un Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra la Mujer, que incluye la réplica a mayor escala de iniciativas de protección a las mujeres.

El BID destacó finalmente su apoyo a los gobiernos a desarrollar políticas más amplias contra la violencia de género.