Cineasta italiano Matteo Garrone continúa como un autor en formación

Con una amplia gama de trabajos interesándose de manera más o menos alegórica por la realidad de su país natal, el cineasta italiano Matteo Garrone afirmó que sigue siendo un autor en formación y que...

Con una amplia gama de trabajos interesándose de manera más o menos alegórica por la realidad de su país natal, el cineasta italiano Matteo Garrone afirmó que sigue siendo un autor en formación y que prefiere ser inconsciente de lo que serán sus siguientes trabajos.

Con solo 48 años, el italiano ha conseguido diversos e importantes galardones internacionales y manifestó sentir placer por la retrospectiva que le dedica la 54 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, que concluirá mañana con la revelación de los ganadores y la Gala de Clausura.

“Cuando llevas ya un cierto camino recorrido y te encuentras con que te dedican una retrospectiva, por un lado te da mucho placer, pero me considero un autor en proceso de formación", apuntó el cineasta con ocho largometrajes y cuatro cortos en su haber.

“Me gusta ver lo que he estado haciendo pero tengo un nivel de inconsciencia a lo que voy a hacer en el futuro, aunque creo que es importante para un autor no ser demasiado consciente de lo que lleva recorrido ni ver lo que falta en su obra", sostuvo.

Expuso que "cada una película constituye un nuevo reto, de encontrar nuevos géneros cinematográficos, nuevos territorios, nuevas formas de conocer este lenguaje".

Garrone anotó que si analiza lo que lleva recorrido hasta ahora, "hay un hilo conductor, toda mi filmografía tiene un vínculo que la une, aunque no sé definirlo bien, pero es mi manera de abordar la realidad, al ser humano y sus obsesiones".

El director del festival Internacional de Cine de Gijón, Nacho Carballo, presentó en ese marco el libro "La Italia de Matteo Garrone", de Martín Cuenca.

Entre los premios que ha recibido el cineasta italiano destacan los dos Grandes Premios del Jurado del Festival de Cannes concedidos, de manera consecutiva, a sus películas “Gomorra” (2008) y “Reality” (2012).

Con la primera de ellas, adaptación del polémico best-seller de Roberto Saviano, logró además hacerse con los trofeos a la mejor película, director y guión en los Premios de la Academia del Cine Europeo y en los David di Donatello (el equivalente transalpino de los premios Goya), amén de una nominación como Mejor Película Extranjera en los Globos de Oro de 2009.

Garrone subrayó que algo que es importante para él y de lo que queda constancia en el libro hoy presentado "es el vínculo que establezco entre imágenes y realidad, interrogar los distintos lugares del mundo, explorarlos, mirar a la realidad y representarla sin adornos, pero dándole una nueva dimensión onírica y fabulada".

También, dijo, "me parece importante la relación entre el corto y el relato, explorar al ser humano y sus contradicciones teniendo en cuenta los componentes psicológicos".

Resaltó que "a medida que voy haciendo el viaje voy descubriendo el mundo que me rodea y viendo lugares con grandes contradicciones como Italia, pero al ver que mis películas gustan en diversos lugares compruebo que no me dirijo al público italiano, sino que en mi trabajo está el conocimiento del mundo".

Se refirió a la laureada "Gomorra", basada en el libro de Roberto Saviano, en cuyo rodaje, compartió, se embarcó en un viaje que cambió su vida, incluso a nivel personal, pues ahí conoció a la mujer que se convertiría en madre de su hijo.

“Viví ese mundo con todas las contradicciones inherentes, sentí una experiencia bastante dolorosa al darme cuenta de la inconsciencia de la humanidad, esa gente que crecía en el entorno de una selva y no era consciente de lo que hay más allá", expresó.

Sin embargo, aseguró que "hice la película sin juzgar a mis personajes, acompañándolos; trato de comprender a mis personajes, enamorarme de ellos, incluso sabiendo que sus decisiones son equivocadas, que son seres humanos destinados a cometer una serie de errores sin ser siquiera conscientes de que los están cometiendo".

También se refirió a la última de sus películas, "El Cuento de los cuentos", película de fantasía oscura, protagonizada por Salma Hayek.

“Es cierto que tiene algunos elementos distintos a mis demás películas, es la primera vez que abordo lo mágico, lo sobrenatural y en esta parece que tomé una decisión diferente", abundó.

Señaló que la mayoría de sus películas, como "Gomorra", "Reality", "El taxidermia", parten de la realidad, se convierten en meta realidad hasta parecer un relato de ciencia ficción, pero en el caso de "El cuento de los cuentos", en lugar de empezar por realidad y luego añadir elementos oníricos, decidió hacer lo contrario.

Entre otras diferencias, agregó que rodó en idioma distinto, en inglés y con reparto internacional.

No obstante, subrayó que "pero si analizamos es semejante en muchas cosas, hay cuerpos que se transforman, está el deseo y la búsqueda obsesiva del placer y de la felicidad, deseo que a veces lleva a mis personajes a tener finales trágicos".