Piden a UE y Latinoamérica luchar contra violencia de género

Un grupo de organizaciones de la sociedad civil europeas y latinoamericanas urgió hoy a los gobiernos de ambas regiones a luchar conjuntamente por la erradicación de la violencia contra las mujeres...

Un grupo de organizaciones de la sociedad civil europeas y latinoamericanas urgió hoy a los gobiernos de ambas regiones a luchar conjuntamente por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

“Los países de la Unión Europea y América Latina deben movilizarse para erradicar la violencia contra las mujeres y los feminicidios”, instaron las redes Grupo Sur y CIFCA, con sede en Bruselas, en un comunicado difundido en ocasión del Día Internacional contra la Violencia de Género.

Los activistas señalan que el problema es un punto común entre los países europeos y latinoamericanos.

Según la Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA, del nombre en inglés), 33 por ciento de las mujeres europeas han sufrido violencia física o sexual a lo largo de su vida, el equivalente a 13 millones de personas.

En lo que va de año, 92 feminicidios han sido registrados en España.

Por su parte, América Latina concentra 14 de los 25 países con mayor tasa de feminicidios a nivel mundial, entre ellos Honduras, el primer lugar del índice elaborado por la agencia de Naciones Unidas para las mujeres (ONU Mujeres).

En ese contexto, Grupo Sur y CIFCA saludan la declaración firmada por la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat) en su última cita, en la que exhortan a los jefes de gobierno de las dos regiones a “asumir los compromisos adquiridos en la lucha para terminar con esta dramática realidad, que lejos de disminuir va en aumento”.

“Es imperativo que la violencia contra las mujeres sea una prioridad para las dos regiones y que las voluntades políticas, hasta ahora retóricas, se traduzcan en políticas públicas cuyo alcance impacte de forma efectiva y positiva en la vida de las mujeres”, señaló Erika González, responsable en Bruselas de la red europea de ONGs Grupo Sur.

En ese sentido, la red aboga por un rol “mucho más activo” de los Estados y que los fondos públicos destinados al problema se adecuen “a la magnitud de esta grave violación de los derechos humanos”.