La música tendría que ser básica en escuelas, opina percusionista

.- El percusionista, Juan Carlos del Río, no pierde la esperanza de que algún día la música se vuelva un artículo de primera necesidad en el desarrollo humano y en la formación escolar de las nuevas...

.- El percusionista, Juan Carlos del Río, no pierde la esperanza de que algún día la música se vuelva un artículo de primera necesidad en el desarrollo humano y en la formación escolar de las nuevas generaciones.

El joven creador, quien ofrece performances en el Tianguis Cultural del Chopo, al lado del también músico, Antonio Sánchez Vaquero, destacó que la carrera musical, a pesar de tener estudios profesionales, se ha tornado complicada.

“Especialmente para colocar la obra musical y difundirla por los pocos espacios que hay para hacerlo”, expresó en entrevista con Notimex, y recordó que cuando era adolescente sintió la necesidad de dedicarse a la música.

El baterista de 38 años de edad señaló: “Estudié piano, batería, composición, arreglos en todos los géneros musicales y alternamente doy sesiones de músicoterapia para adultos mayores y en escuelas primarias”.

Del Río indicó que la música le ha dado satisfacciones y retos personales y económicos: “Me dedico a la música, porque es lo que me hace sentirme completo y lo que más me ha dado alegría, pese a las circunstancias adversas que enfrentamos los que tocamos algún instrumento”.

Puntualizó, que tocar en público es la forma de sentir que vale la pena vivir por y para la música: “Los frutos no son de manera inmediata, pero estar expuesto me ha dado la oportunidad de que se fijen en mí y de tener oportunidades como el Vive Latino”.

Subrayó que todo lo que haga un músico en su vida suma para consolidarse o para perderse: “No espero los resultados, ellos vienen solos, porque estar aquí en el Tianguis tengo el gusto de que Notimex, dé cuenta de quién soy como artista”.

Destacó que el Tianguis del Chopo le dio la oportunidad de lanzar su álbum debut hace un par de años, y ahora promover su más reciente producción independiente, “Pulso Interno”, que expone ocho melodías instrumentales con batería, guitarra y bajo.

“Me gusta tocar en lugares como el Chopo, porque muchos pasan de largo, pero el reto es que con mi música les rompa la monotonía y volteen a verme, para atraparlos con mis obras musicales, la idea es sacudir a la gente”, enfatizó.

Reconoce que vive y sobrevive de la música, sin importar los alcances económicos, sin embargo busca siempre que hacer para seguir creciendo como creador: “La música es mi pasión y jamás la dejaré, porque es mi razón de ser y el porqué de mi vida”, concluyó