Podrían 30 millones de personas recaer en pobreza en Latinoamérica

En la presentación del Informe Regional de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016, especialistas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtieron que 30...

En la presentación del Informe Regional de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016, especialistas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtieron que 30 millones de personas, que salieron de la pobreza durante el Boom Latinoamericano, corren el riesgo de recaer en esa condición.

En el Senado de la República, donde se presentó el informe, George Gray Molina, economista en jefe de PNUD, señaló que en el Boom Latinoamericano, que sucedió de 2003 a 2013, más de 70 millones de personas salieron de la pobreza.

Sin embargo, explicó, debido a la desaceleración económica de la región, entre 25 y 30 millones de ellas están en peligro de recaer en esa condición, es decir, una de cada tres personas, que salieron de ese problema.

Asimismo, indicó que en los últimos 10 años entraron 94 millones de personas a la clase media; no obstante, 224 millones no ingresaron a este extracto social de sus países, mientras que 53 millones de individuos se encuentran en México.

Reconoció que en el país, de 2002 a 2012, hubo una reducción importante de la pobreza, aumento de las clases medias, pero sobre todo, ensanchamiento de la población vulnerable que vive con cuatro o 10 dólares al día.

Refirió que esos 53 millones de personas padecen una situación de vulnerabilidad, pues carecen de protección social, pensiones o pertenecen al mercado laboral informal.

Del mismo modo, informó que en el mercado laboral de México hay una altísima brecha entre la participación de mujeres y hombres de más de 30 puntos porcentuales, la más alta que se registra en América Latina.

Por otro lado, mencionó que en la región persisten múltiples exclusiones y discriminaciones por color de piel, identidad étnica, de género y sexual, además hay dos transiciones inconclusas: nivelar el piso para migrantes, pueblos indígenas y mujeres, y la de sostenibilidad ambiental.

Consideró que para resolver los problemas de desigualdad y pobreza, el crecimiento económico es importante, pero se requieren de otras miradas con un enfoque multidimensional.

Por ello, explicó, para prevenir retrocesos es necesario implementar medidas de protección social, sistemas de cuidado, calificación laboral y cierre de brechas de género, raza y etnia, entre otras.

Hay un momento crítico para América Latina y este informe trata de tender un puente entre este instante y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, ya que “más de los mismo no ayudará a seguir reduciendo la pobreza y la desigualdad”; es necesario un golpe de timón, subrayó.

Antonio Molpeceres, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, comentó que el estudio da algunas respuestas a preguntas respecto a qué hacer para que las personas que salieron de la pobreza no vuelvan a caer en ella y qué medidas implementar para mejorar las condiciones de grupos vulnerables que, a pesar de todos los esfuerzos, viven en pobreza o pobreza extrema.

Indicó que el documento contiene soluciones diferenciales, integrales e intersectoriales con enfoque regional y que consideran el tipo de vida de las personas; son recomendaciones que se vislumbran en estos tiempos de fragilidad económica global y de grandes desafíos para la región.