Alberto León añade soluciones mágicas a su libro “Depresión tropical”

Alberto León Molina (Ciudad de México, 1974), escritor independiente y librero de distinguida estirpe, presentará este jueves su reciente entrega “Depresión tropical”, un florilegio de 18 relatos...

Alberto León Molina (Ciudad de México, 1974), escritor independiente y librero de distinguida estirpe, presentará este jueves su reciente entrega “Depresión tropical”, un florilegio de 18 relatos finamente hilados a partir de una narrativa convincente, personajes comunes, y desenlaces fantásticos.

A lo largo del volumen (Colección Narrativa del sello Nada Ediciones, 2016) hay relatos que recogen experiencias y vivencias del autor, de algunos de sus amigos, y otros que le contaron en el transcurso de los años. Al no asumirse como cronista, dio a cada relato una solución mágica, elementos fantásticos “para sacarlo de la realidad a veces insoportable”.

En entrevista con Notimex, el escritor-librero informó que ésta es una obra para el lector que una vez que ha conocido bien el circuito literario comercial, ahora tiene curiosidad por conocer una voz más cercana, tal vez no pasteurizada o profesional.

“Es para el público que desea conocer a quien escribe por gusto, a quien no le importa llegar a un público masivo; ese es el perfil del lector para este material”, subrayó el autor.

Instalado detrás de los libros raros y de colección, de ediciones agotadas y antiguas que cada día del año ofrece a medio camino del Callejón de la Condesa en el Centro Histórico de esta ciudad, Alberto León Molina comentó que el lector debe acercarse a “Depresión tropical” con el ánimo de entretenerse y, de acaso, reflejarse en alguno de sus personajes.

Los personajes de cada narración son muy actuales, aunque estén dentro de un ambiente fantástico. “Hay personajes que podemos encontrar como espejo de algún vecino de al lado”, dijo al referirse a “Jorge” y “Alberto”, quienes una noche salieron a cazar ricos en las Lomas del Pedregal, o al camionero aquel que a diario lidia con los latosos pasajeros.

O al chavo que contactó, gracias a la Internet, a la chica que le podría cambiar la vida; o al locutor de radio que escucha a una aterrada radioescucha mientras, apoyado en su teléfono inteligente, sostiene una agitada conversación; o a él mismo, a quien la Virgen María le habla y confiesa íntimas necesidades mientras él hace como que la restaura.

“No soy un ingenuo que piense que con ‘Depresión tropical’ he dado un paso más hacia el estrellato”, reconoció el entrevistado con un aire de sincera modestia. “El de las ediciones independientes es un circuito reservado tal vez para quienes tenemos el deseo y la curiosidad de escribir con libertad, sin estar sujetos a lo que dictan los editores”, acotó.

Ahí se siente libre y escribe lo que quiere, es por eso que lectores amigos le han pedido nuevas entregas. Actualmente tiene muchas cosas guardadas, algunas terminadas, otras a medio cocinar, y ya las irá publicando conforme se presente la oportunidad. Mientras, presenta “Depresión tropical”, historias tristes en un ambiente del trópico, guapachoso.

León Molina es, además un librero popular en el Callejón de la Condesa. “Llegué a los libros por tradición familiar, mi hermano tiene más tiempo en esta actividad. Soy un librero que de repente escribe, y si algún día me dedico a escribir totalmente, en mis ratos libres seguiré vendiendo libros”, señaló ante la curiosa mirada de sus compañeros de oficio.

Observa el panorama de las editoriales independientes como una labor de aventureros. “Quien se mete en esta empresa nunca va a figurar en los grandes escaparates. Es el amor al arte, a las letras, porque este material no llega a públicos masivos”, subrayó, y pidió a quien llegue a ver una publicación independiente en su camino, le eche un ojo y le dé una oportunidad.

Desea que los lectores, por una vez en la vida, digan “voy a dejar de comprar el libro de aparador y voy a ver qué propone tal o cual escritor independiente”. Con ese pensamiento, reiteró que la cita para la presentación de su libro es este jueves a las 18:00 horas en el Centro ALIAC (Amigos de la Letra Impresa AC), República de El salvador 60, Centro. Los comentarios serán del editor, Alejandro Barrón, y del ilustrador Armando Tolentino.