Infonavit proyecta más alternativas para derechohabientes

El Infonavit proyecta un programa de crédito más agresivo para generar más alternativas al derechohabiente no sólo para adquirir viviendas nuevas y usadas, sino también para mejorar o ampliar en...

El Infonavit proyecta un programa de crédito más agresivo para generar más alternativas al derechohabiente no sólo para adquirir viviendas nuevas y usadas, sino también para mejorar o ampliar en terreno propio, sea propiedad privada o ejidal.

Ante diputados federales, el director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), David Penchyna Grub, anunció además que disminuirán las tasas de interés de 18.5 por ciento al 16.5 por ciento.

Durante una reunión de trabajo con integrantes de la Comisión de Vivienda, expuso que en México se construyen un millón de viviendas al año pero sólo la mitad tiene una fuente formal de financiamiento, el resto se edifica sin ningún apoyo crediticio y con un diseño urbano deficiente pues se sitúan en cerros o lugares inadecuados.

Señaló que el instituto trabaja en conjunto con el sistema bancario nacional para potencializar la capacidad de crédito de los derechohabientes.

Aseguró que las finanzas del instituto son sanas de acuerdo con calificadoras internacionales, al igual que el nivel de su cartera vencida pues se ha implementado un esquema de cobranza que se adapta a necesidades de los derechohabientes y éstos no pierdan su vivienda.

Comentó que se busca ofrecer diferentes esquemas para que los derechohabientes no pierdan su vivienda y la cobranza social abre un portafolio de posibilidades de acuerdo a la condición de cada trabajador antes de ir y quitarle su inmueble.

Indicó además que el fenómeno de las casas abandonadas es una corresponsabilidad de los tres órdenes de gobierno.

Es “producto de haber construido vivienda a lo loco, sin darnos cuenta si existía la infraestructura necesaria, lo que pasó es que la gente vive lejos, no tiene los servicios adecuados y les sale más caro su día a día que su costo de hipoteca, lo que les obliga a salir de sus inmuebles”, expresó.

Penchyna Grub anotó además que las viviendas abandonadas se presentan por falta de pago o la inseguridad del polígono donde se encuentran, como es el caso de Ciudad Juárez, donde las zonas habitacionales tenían una mala originación crediticia y supervisión técnica.

Insistió que la recuperación de esas casas y su pronta venta es fundamental ya que representan un pasivo; “lo que hacemos es otorgarla por medio de subasta a la industria que se dedica a comprarlas, mejorarla y colocarla nuevamente al mercado”.

En este sentido, explicó que durante su administración se han llevado a cabo seis subastas en diferentes estados y se tiene como meta colocar cerca de 30 mil viviendas.

Apuntó que el reto es poder abordar financiamiento formal con planeación urbana para que no se siga deteriorando la calidad y el tejido social de la gente.