Empresa mexicana A de Coco quiere llegar a anaqueles de EUA y Canadá

Tras más de seis décadas de cosechar y comercializar productos de coco, la empresa mexicana A de Coco ha logrado liderar el segmento en el país, triplicado sus ventas en los últimos años, y en el...

Tras más de seis décadas de cosechar y comercializar productos de coco, la empresa mexicana A de Coco ha logrado liderar el segmento en el país, triplicado sus ventas en los últimos años, y en el mediano plazo estima expandirse a mercados de Estados Unidos y Canadá.

En entrevista con Notimex, el director de la compañía, Iñaki Saiz, dijo que ya empezaron a vender en el vecino país del norte, a través de alianzas, pero es un mercado complejo, grande y más desarrollado que el mexicano, pues hay alrededor de 18 marcas de agua de coco que están consolidadas.

“Es un mercado al que hay que atacar de forma inteligente, por lo que se tiene que regionalizar, empezar por una zona y poder ir expandiendo. La ventaja es el mercado hispano en Estados Unidos que tiene cierta nostalgia a los productos mexicanos y el mercado gourmet que ve a los productos mexicanos como de muy buena calidad”, afirmó.

En opinión del directivo, lo más obvio es ir a estados fronterizos, donde la logística es más sencilla y hay mayor afinidad con productos mexicanos, pero están buscando socios para replicar el éxito logrado en Colombia y Chile, donde son líderes, así como en Israel, España e Italia.

“En cinco años nos vemos como los líderes en el mercado mexicano en productos derivados del coco, como el agua, la leche y el aceite, que en algunos ya somos y en otros estamos apunto y empezar a expandirnos sobre todo al norte, Estados Unidos y Canadá que son los mercados muy grandes”, detalló.

Iñaki Saiz expuso que si alcanzan entrar a ciertos lugares de Estados Unidos, duplicarán el valor del mercado que hay aquí en México, de alrededor de 13 millones de litros de agua de coco, equivalentes a 500 millones de pesos, lo que representa una gran oportunidad.

Recordó que fue en 2011 cuando la empresa decidió embarcarse a elaborar productos directamente para el consumidor, empezando a comercializar la marca A de Coco y hacer agua, debido que en había una tendencia creciente en Estados Unidos de consumir dicho producto.

No obstante, fue a partir de 2013 cuando salieron al mercado con una producción de aproximadamente 360 mil litros de agua de coco, y este año estiman cerrar con alrededor de 3.5 millones de litros bajo su marca y 10 millones de litros contemplando lo que procesa a terceros.

El directivo resaltó que han ampliado el negocio a otros sectores, pues hace un año el agua de coco representaba 80 por ciento de sus ventas; pero ahora al haber sumado el aceite de coco, la leche, la harina y otros productos, sólo 40 por ciento proviene del agua.

En ese sentido, consideró que lo más importante para hacer crecer el negocio hacia el futuro es encontrar la manera en que sea sostenible.

Ello, indicó, debido a que el agua de coco no es un producto como un refresco, sino que viene de un ser vivo que se tiene que cuidar y trabajar, por lo que la clave está en el trabajo que tiene en el campo.

“Una palmera tarda siete años en crecer y al reto es saber cómo bastar el mercado en siete años, para tener suficientes plantas para poder satisfacer las demandas del mercado. Cosechamos básicamente en el pacífico mexicano, en la zona de Guerrero, Colima, y Michoacán, trabajamos con alrededor de mil 500 familias”.

Reconoció que el problema del campo es que muchas de las palmeras está llegando al final del ciclo productivo, pues durante muchos años se dejó de sembrar y toda la productividad de las zonas cocoteras es muy baja y cada año va bajando.

Y un ejemplo es que sólo en el último año plantaron cerca de 300 hectáreas de coco, pero la empresa tiene la meta de llegar a mil hectáreas, con el objetivo de remontar la productividad.