Tesorero pide prudencia en discusión del presupuesto capitalino

El tesorero de la Ciudad de México, Emilio Barriga Delgado, llamó a los diputados locales a discutir con prudencia y precaución el presupuesto de la capital para el próximo año.Durante una mesa de...

El tesorero de la Ciudad de México, Emilio Barriga Delgado, llamó a los diputados locales a discutir con prudencia y precaución el presupuesto de la capital para el próximo año.

Durante una mesa de trabajo en la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa, advirtió que en el Presupuesto de Egresos 2017 para la ciudad debe preverse la posibilidad de un entorno económico complicado.

Aunque en términos de recaudación la capital ha logrado ingresos históricos, pues -dijo- se prevé alcanzar la cifra más alta de los últimos 16 años, se deben evitar las “cuentas alegres” al solicitar el presupuesto de cada dependencia, y al definir si se reduce o no el que se aprobó la Asamblea como órgano autónomo.

Barriga Delgado expuso que aunque los excedentes de la urbe en recaudación podrían compensar la caída de las partidas presupuestales, la nueva Ley de Disciplina Financiera obliga a las entidades a canalizar esos recursos hacia determinados rubros.

Sin embargo, los primeros trimestres son los más fuertes para la recaudación, dadas las facilidades y descuentos que se ofrecen en el pago del predial, añadió.

Además, la Ciudad de México es la única entidad que tiene un Fondo de Estabilidad de alrededor de seis mil millones de pesos para enfrentar cualquier contingencia económica o siniestro natural.

El funcionario refirió que los ingresos vía la federación tuvieron una baja significativa, al pasar de 10 mil millones que se otorgaron a la capital este año, a cuatro mil 732 millones de pesos.

El Fondo Metropolitano del Valle de México, que comparte con el Estado de México e Hidalgo, también tuvo un ajuste, de alrededor de 70 por ciento.

A su vez, expuso, la devaluación del peso frente al dólar también tiene un impacto presupuestal para la ciudad, pues muchos de los insumos que se adquieren para el Metro y el Sistema de Aguas, entre otros, se pagan con la moneda extranjera.

“Nos preocupa que el entorno económico se complique y al desacelerarse la economía tendrá un impacto en la recaudación federal como local”, enfatizó.