Universitarios recolectan más de 10 toneladas de basura electrónica

Más de 10 toneladas de basura electrónica como laptop, impresoras, teclados, mouse, cableado, memorias, discos duros, lectores, radios, CD, DVD, consolas, teléfonos y celulares, recolectaron...

Más de 10 toneladas de basura electrónica como laptop, impresoras, teclados, mouse, cableado, memorias, discos duros, lectores, radios, CD, DVD, consolas, teléfonos y celulares, recolectaron estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

El acopio se llevó a cabo durante la campaña de Reciclaje Electrónico UANL 2016, mediante la cual se instalaron centros de acopio en cinco campus de la institución que operaron por espacio de cuatro días.

La cantidad de artículos recopilados, podría aumentar pues aún falta contabilizar los materiales que se recibieron en otras dependencias universitarias del área metropolitana, informó la directora de Gestión Ambiental y Seguridad Operativa de la universidad, Evangelina Ramírez Lara.

Refirió que la basura electrónica son todos aquellos dispositivos eléctricos o electrónicos que han llegado al final de su vida útil, pero el problema es que cuando se desechan de manera inadecuada, contaminan y provocan graves daños a la salud.

“Muchos de estos compuestos van a dar a un tiradero o van a dar al río, alguna presa; dentro de ellos tienen compuestos valiosos, pero también compuestos tóxicos que pueden contaminar y puede causar graves daños a la salud”, explicó.

Mencionó que para dar un tratamiento adecuado a estos desechos, la UANL dispuso centros de acopio, en los campus de Ciencias Agropecuarias, Ciencias de la Salud, Ciudad Universitaria, Linares y Mederos.

Explicó que los artículos recolectados serán canalizados a través de un proveedor autorizado, “que se lo lleva a una planta donde desarman todo y rescata las partes que tengan valor, la recicla, y dan una aportación simbólica que será transferido directamente al Hospital Universitario”.

Precisó que “el propósito es la protección al medio ambiente, con una gestión adecuada de los residuos electrónicos, que también es conocido como ciber-basura”.

En esta actividad, organizada por la Secretaría de Investigación, Innovación y Sustentabilidad, participaron las 29 preparatorias y 26 facultades de la UANL.