Grupos humanitarios argentinos denuncian campaña de desprestigio

Organismos de derechos humanos de Argentina denunciaron una campaña de desprestigio en su contra por parte del gobierno del presidente Mauricio Macri, que se refleja en descalificaciones y reducción...

Organismos de derechos humanos de Argentina denunciaron una campaña de desprestigio en su contra por parte del gobierno del presidente Mauricio Macri, que se refleja en descalificaciones y reducción de presupuesto.

Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora e Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio son algunas de las organizaciones que han manifestado su inconformidad por las actuales políticas de derechos humanos.

Lentitud en los juicios por delitos de lesa humanidad, descalificaciones a la lucha por la memoria, verdad y justicia y la reivindicación de crímenes cometidos durante la última dictadura (1976-1983) son algunos de los cambios desde que Macri asumió en diciembre pasado.

Abuelas, organismo que ha logrado recuperar a 121 nietos robados por los represores, explicó en un comunicado que “en los últimos meses hemos advertido intentos por negar el genocidio, reinstalar la ‘teoría de los dos demonios’ y desprestigiar la lucha de los derechos humanos”.

Agregó que, abierta o solapadamente, “se trata de relativizar los crímenes aberrantes del terrorismo de Estado y poner en cuestión la lucha de los organismos”.

En estos meses, por ejemplo, revivió el debate por el número de desaparecidos durante la dictadura, ya que pese a que se había logrado un consenso simbólico de 30 mil, funcionarios macristas insistieron en que eran muchos menos.

Algunos sectores también reaparecieron para repetir la “teoría de los dos demonios” que equipara los crímenes cometidos por los guerrilleros con los de los militares, pese a que estos gobernaban y cometieron delitos de lesa humanidad.

A ello se suma el recorte de más de 100 millones de pesos (alrededor de seis millones de dólares) que tendrá la Secretaría de Derechos Humanos durante el próximo año.

Además, desde que Macri comenzó a gobernar se desmantelaron oficinas de derechos humanos de diversas dependencias, entre ellas las que apoyaban a las personas que participan como testigos y víctimas en los juicios contra los represores.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, consideró que todas estas medidas reflejan un desmantelamiento y un debilitamiento de las políticas de derechos humanos en Argentina.