Presentan “Migas de pan", historia de presas en dictadura de Uruguay

Siendo una de las pocas películas, si no la única, que habla de la dura realidad, con torturas, de presas políticas de la dictadura uruguaya, la cineasta Manane Rodríguez compite en Gijón, norte...

Siendo una de las pocas películas, si no la única, que habla de la dura realidad, con torturas, de presas políticas de la dictadura uruguaya, la cineasta Manane Rodríguez compite en Gijón, norte español, con "Migas de pan", protagonizada por Cecilia Roth y Justina Bustos, entre otros actores.

"Migas de pan", aspira a llevarse el título a Mejor Película compitiendo con otras 14, entre ellas la mexicana "Almacenados", dirigida por Jack Zagha, en la 54 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón.

Para la cineasta, de nacionalidad uruguaya, aunque viviendo en España, "es muy importante que estas experiencias de vida salgan a la luz y que la gente conozca qué fue lo que vivieron estas mujeres presas durante la última dictadura uruguaya".

Relató que la historia surge a partir de que hay un grupo de mujeres uruguayas que denuncian las violaciones que sufrieron 40 años antes, lo cual de ninguna manera puede quedarse en el silencio.

"No se si es la primera película que denuncia este abuso, pero es una película que hace falta, así como también la que llega tarde es la justicia", sostuvo en el Antiguo Instituto, en rueda de prensa acompañada por una de las actrices de su filme, Justina Bustos.

Recalcó que la sociedad uruguaya es silenciosa, eso castiga la valoración que tienen los uruguayos de sí mismos, castiga los vínculos, y de hecho la sociedad de Uruguay, cuando estas mujeres salieron libres no preguntó ¿cómo están?, pensando que lo mejor era olvidar, pero muchas de ellas querían hablar.

De hecho, dijo, muchas de ellas siguieron reuniéndose, hablando de su experiencia, y sacando lo que llevaban dentro.

Veintiocho expresas políticas presentaron en 2011 una denuncia penal colectiva contra un grupo de agentes estatales que, entre 1972 y 1983, durante la última dictadura de Uruguay, tuvo activa participación en las torturas y violaciones ocurridas sistemáticamente en varios centros de detención.

De esos terribles sucesos, acallados hasta hace bien poco, trata el séptimo largometraje de Manane Rodríguez, quizá sea su obra más personal, pues cuenta la historia verdadera de amigas suyas.

Se inspira en el caso de Liliana Pereira, a quien interpretan Justina Bustos, cuando joven, y Cecilia Roth, en tiempos más recientes.

Estudiante de Bellas Artes y madre de un bebé, Liliana fue secuestrada, encarcelada, violada y torturada junto a otras mujeres a mediados de los 70, perdiendo además la patria potestad sobre su hijo.

Tras algunos años de exilio español, ella cree llegada la hora de exigir legítima justicia y derrocar oprobiosos silencios, al igual que otras supervivientes compañeras de infierno. "Migas de pan" es el filme seleccionado para representar a Uruguay en la carrera por el Oscar.

La cineasta subrayó que "para las mujeres es muy difícil mantener la moral alta siempre, hay un montón de condicionantes en la vida cotidiana, pero estas chicas supieron mantenerla, mantenerse unidas y se sostuvieron a partir del lema 'de la reja para dentro nosotras, de la reja para fuera ellos'".

"Resistieron años de violencia, de cárcel, se protegieron, mantuvieron la cabeza activa, compartieron conocimientos y merecían un lugar", agregó para hacer hincapié en que "los hombres que también lucharon por libertad y democracia, no siempre les dieron el lugar que les correspondía".

Insistió en que "las mujeres siempre se mantuvieron un poco a la sombra, pero las mujeres necesitamos referencias, en la lucha por la libertad y las democracias las mujeres participaron y hay que visibilizarlo".

Por su parte, Justina Bustos agradeció el papel que le sugirió en principio Cecilia Roth, rodando juntas la serie "Historia de un clan" y que le confirmó Manane Rodríguez.

Expuso que hubo muchas escenas físicas fuertes que tuvo qué hacer ella misma, pues no había dobles, pero "eso me ayudó para construir el personaje y darle toda la fuerza", además de que "confiamos mucho en el guión, que está muy bien escrito".