Venezuela enfrenta caída de 33 por ciento en sus reservas

La frecuente recurrencia del gobierno al Banco Central de Venezuela (BCV) como fuente de financiamiento para sus proyectos produjeron la caída de las reservas del país en 33.0 por ciento en un año...

La frecuente recurrencia del gobierno al Banco Central de Venezuela (BCV) como fuente de financiamiento para sus proyectos produjeron la caída de las reservas del país en 33.0 por ciento en un año, afirmó un economista independiente.

“Las reservas internacionales se ubicaron el pasado 27 de octubre en 10 mil 895 millones de dólares, magnitud que se traduce en un desplome de 909 millones de dólares en solo un día”, precisó Carlos Tapia, catedrático jubilado de la Universidad de Carabobo (UC).

En diálogo con Notimex, el experto añadió que con la caída de un 33.0 por ciento, las reservas descendieron hasta el nivel más bajo en 20 años y todo apunta a que el declive podría profundizarse en los próximos dos meses.

Señaló que el descenso pudo obedecer a la transferencia en divisas que solicitó al BCV la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para cancelar parte de los mil 200 millones que adeuda a los inversionistas o a causas mucho más profundas.

Recordó que durante los años de altos precios del petróleo, el gobierno solo entregó al BCV un 40.0 por ciento de las divisas y el resto fluyó a una serie de fondos, como el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), que financiaron proyectos que hoy son incapaces de exportar.

“Además de solo recibir una porción de los dólares, el BCV quedó obligado a transferir al Fonden todas las divisas depositadas en la cuenta de las reservas que superaran un monto que el Ejecutivo estableció cada año, conocido como “nivel óptimo de reservas”.

Observó que en virtud de ello el instituto emisor entregó al Fonden 53 mil millones de dólares en nueve años, al tiempo, que la deuda en dólares se multiplicó por cuatro y la concentración de los vencimientos obliga a desembolsar cantidades importantes en capital e intereses.

“Otro factor a tomar en cuenta es que el control de cambio propició la corrupción a través de prácticas como la sobrefacturación de importaciones y que el gobierno, a diferencia del resto de los países petroleros, no ahorró durante el tiempo de bonanza”, dijo.

A su juicio, todo estaba desajustado como para que la crisis explotara tan pronto se desinflaran los precios del petróleo, como efectivamente ocurrió: el barril, que en 2014 vendió Venezuela en un promedio de 88 dólares, hoy se cotiza en 33 dólares.

Resaltó que fuentes financieras no descartan que en el corto plazo el Banco Central coloque otra porción de las barras de oro que le quedan y que conforman la mayor parte de las reservas, como garantía para recibir dólares en efectivo que permitan pagar deuda y cancelar importaciones.