Matan a un policía de San Antonio, Texas, en probable emboscada

Un agente de la policía de San Antonio, Texas, murió hoy al ser atacado a balazos por un gatillero, cuando se encontraba en el interior de su patrulla en el centro de la ciudad, en lo que las...

Un agente de la policía de San Antonio, Texas, murió hoy al ser atacado a balazos por un gatillero, cuando se encontraba en el interior de su patrulla en el centro de la ciudad, en lo que las autoridades sospechan se trató de una emboscada.

El jefe de policía de San Antonio, William McManus, identificó al agente acribillado como Benjamín Marconi, de 50 años de edad, con 20 años de servicio en la corporación. "Esta es la peor pesadilla de todos", dijo McManus en rueda de prensa la tarde de este domingo.

El agente estaba escribiendo una infracción de tránsito dentro de su patrulla, alrededor del mediodía de este domingo, cuando un vehículo Toyota o Nissan de color negro se detuvo detrás de él, explico McManus.

Un hombre salió del vehículo, se acercó a la patrulla por el lado de la ventana del pasajero y disparó al agente en la cabeza. El pistolero se metió luego a la patrulla y disparó al agente otra vez, indicó.

El atacante regresó a su automóvil y huyó del lugar. El agente Marconi fue trasladado al Centro Médico Militar de San Antonio, donde murió, dijo McManus.

La policía está investigando el motivo del tiroteo, pero ha descrito el incidente como “emboscada”. El sospechoso ha sido descrito como un hombre afroestadunidense con barba, de aproximadamente 1.80 metros de alto.

McManus dijo en la rueda de prensa que se desconoce si existe alguna conexión entre el automóvil que Marconi detuvo por una infracción de tránsito y el atacante.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, condenó en un comunicado “este horrible acto de violencia”.

“Los ataques contra los agentes de la ley no serán tolerados en Texas y deben ser atendidos con justicia rápida, por lo que espero firmar la iniciativa de Ley de Protección Policial para hacer los ataques dirigidos contra la policía un crimen de odio", indicó el gobernador, al expresar también sus condolencias a la familia de la víctima.

La alcaldesa de San Antonio, Ivy Taylor, se solidarizó con la familia del agente asesinado y dijo que “este tipo de crimen no puede ser tolerado”. Taylor pidió a la comunidad paciencia mientras la investigación continúa y la policía busca al sospechoso.