Especialistas debaten en Puebla sobre inteligencia artificial

La inteligencia artificial generó opiniones encontradas entre especialistas en la Ciudad de las Ideas 2016, en donde unos resaltaron el lado positivo y su impacto social, mientras que otros...

La inteligencia artificial generó opiniones encontradas entre especialistas en la Ciudad de las Ideas 2016, en donde unos resaltaron el lado positivo y su impacto social, mientras que otros consideraron las afectaciones en distintos ámbitos como puede ser el laboral.

La Ciudad de la Ideas 2016 en su último día llevó a cabo un debate sobre inteligencia artificial, en el que seis expertos expusieron sus puntos de vista en favor y en contra de la misma.

Al respecto Ronald Arkin, investigador en robótica y roboética consideró que la inteligencia artificial tiene un impacto social, además de que la tendencia en la materia es alentadora.

“Estamos generando tecnología autónoma más rápido que el poder entender sus implicaciones y el controlar su desarrollo e implementación”, explicó.

Agregó que hay avances en la materia, pero los gobiernos y la sociedad deben ser más pro activos entorno del uso de la inteligencia artificial para entender el impacto para la sociedad.

Por su parte, el economista, James Bessen resaltó que si bien hay preocupación porque las máquinas sustituyan la mano de obra humana, la tecnología va a crear nuevos empleos.

“Cuando se crean nuevos empleos que implican una nueva tecnología se genera una necesidad de trabajadores con nuevas habilidades, de ahí, que ese es el verdadero reto ante la inteligencia artificial para los próximos 10 o 20 años”, expresó.

Bessen señaló que el problema no será el empleo, sino las habilidades, ya que la inteligencia artificial lleva tres décadas en el mercado.

Ejemplificó el cajero automático y los cajeros, el primero con su llegada muchos pensaban que se iban a quedar sin trabajo, pero fue al contrario el número de cajeros (trabajadores) aumentó.

Subrayó que la automatización de las actividades incrementa las ocupación, debido a que su implementación no sólo elimina mano de obra, sino que abate costos y mejora la calidad del trabajo, por lo que el reto es construir una fuerza laboral que tengan los conocimientos y habilidades para el uso de nuevas tecnologías.

En tanto, los especialistas que cuestionan la inteligencia artificial coinciden en esa capacidad que tienen las máquinas para sustituir al hombre. Al respecto, el filósofo, Nick Bostrom, dijo que debe haber un ajuste socioeconómico para que las personas que pierdan su empleo tengan una fuente de ingreso.

“Son retos importantes que se pueden enfrentar y superar, en donde se tendrá un crecimiento económico en caso de que llegue a darse”, manifestó.

Agregó que la demanda de mano de obra va a disminuir y reconoció que la línea de tiempo es incierta, por tanto, hay mucho trabajo que hacer, ya que la tecnología debe ser un complemento.

En tanto Martín Ford, escritor y futurista, comentó que 50 por ciento de los empleos podrían ser automatizados, de ahí, que las maquinas sustituyan a la mano de obra.

Ejemplificó que hay tecnología que puede hacer cosas básicas como el escribir una noticia, es decir, que puede socavar cualquier empleo sofisticado.

Resaltó que si bien la tecnología tiene beneficios positivos, se debe buscar la distribución del ingreso en la sociedad con el objetivo de que no genere rezagos.

Por su parte, el economista, Tyler Cowen, cuestionó el que en 10 años la automatización e inteligencia artificial avancen al grado que 95 por ciento del sector automotriz sea llevado a cabo por máquinas, todos esos trabajos qué sensaciones va a generar.

Puntualizó que todo se debe ver con precaución, y un punto a cuestionar son los valores culturales que se tienen actualmente.