Elogian en Alemania a la Orquesta Sinfónica Nacional de México

La Orquesta Sinfónica Nacional de México cerrará el próximo martes en Frankfurt su gira europea de 10 conciertos, que la llevaron también a Austria y Eslovenia, donde también recibió elogios por...

La Orquesta Sinfónica Nacional de México cerrará el próximo martes en Frankfurt su gira europea de 10 conciertos, que la llevaron también a Austria y Eslovenia, donde también recibió elogios por parte de la critica.

El diario alemán Schwäbische Zeitung tituló su crítica sobre el concierto en Friedrichhafen: “Sueños de terciopelo y fiesta desatada” y destacó el “arrebatador concierto bajo la dirección de Carlos Miguel Prieto y especialmente la actuación del trompetista estrella Francisco Flores.

“Una orquesta mexicana, un director mexicano y un trompetista estrella venezolano desataron un fuego de ganas de vivir” y lejos de lo que hacen la mayoría de las orquestas, que es traer repertorios europeos, la orquesta mexicana aportó “una total autenticidad” al traer música de su país.

La orquesta actuó esta semana en Alemania, en el Rudolf Oetker Halle de la ciudad de Bielefeld, la Heinrich-Lades-Halle de Erlangen y la sala Graf Zeppelin Haus de la ciudad de Friedrichshafen, en actuaciones que se enmarcan en el Año Dual México Alemania.

Antes ofreció tres conciertos en la ciudad austriaca de Salzburgo que tuvieron una grandiosa acogida y de actuaciones en la capital eslovena Liubliana.

La víspera se presentó en la Musikverein de Viena, Austria y este domingo regresó a Alemania para actuar en el Centro Filarmónico de la Ciudad de Colonia. La gira cerrará el próximo martes 22 de noviembre con su actuación en la Alte Oper de Frankfurt.

Schwäbische Zeitung destacó que “pocas veces se escuchó con sensación de piel de gallina el tango ‘Oblivion’ y con tanta vitalidad y melancolía el ‘Invierno Porteño’, ambos del compositor argentino Astor Piazzolla”.

Según el rotativo destacó también la completa sintonía de Flores con la Sinfónica. “Y sólo fueron los extras de los dos conciertos de trompeta”.

Conciertos que fueron muy diferentes: Primero Francisco Flores tocó el “Concierto para Corno da Caccia”, del compositor bohemio Johann Baptist Georg Neruda.

Con la sinfonía Num 2 de la “Sinfonía india” de Carlos Chávez los invitados mexicanos trasladaron al público a su propio mundo, a una música basada en melodías originales de origen indígena, con instrumentos poco usuales que Prieto se encargó de mostrar antes al público.

En el mismo ambiente transcurrió el “Concierto mestizo” de Efraín Oscher, nacido en Uruguay, compositor del concierto para trompeta de Flores y que se encontraba entre los asistentes en el público, saliendo a escena tras el concierto.

“El concierto mezcló tradición venezolana, salsa, rumba, samba y cumbia con influencias del rock y pop”, añadió la reseña.

Como es habitual en la gira, el espectáculo terminó con “La noche de los Mayas”, de Silvestre Revueltas, trasladando al público “al arcaico mundo de los mayas y de la selva mexicana” que acabaron desatando la fiesta.

También de una patriótica fiesta mexicana habló el “Südkurier” sobre la actuación en Friedrichhafen, que destacó la “Sinfonía India”, que trasladó al público al “fascinante mundo de la música latinoamericana”.

“Tres temas distintos, reflejados en un ritmo con continuos cambios. Con sonidos que acarician, solos de clarinetes, flauta” y otros instrumentos, “Prieto llevó a cabo un concierto lleno de energía”, señaló.

La reseña, que destacó entre el repertorio el “Corno da caccia”, “Largo”, “Vivace” o “Mestizo” de Oscher –que consideró una pieza llena de desafíos- destacó la “furiosa parte final” del concierto que terminó con muchos aplausos para el solista Flores, el director Prieto y el compositor Oscher.

Se refería a “La Noche de los Mayas”, con “poderosos acordes hicieron renacer a los antiguos centroamericanos” (en Alemania se parte de la base de que México está en Centroamérica) y que desataron un “aplauso tempestuoso, seguido de la muestra de la bandera mexicana”. Prieto acabó tocando el “Huapango”, de José Pablo Moncayo.

La prensa destacó también la variedad de instrumentos utilizados en el concierto: “timbales, conga, güiro, cabassa y diversos tipos de percusión”.

Las actuaciones de la gira destacaron precisamente por la incorporación de instrumentos autóctonos y precolombinos además de los instrumentos tradicionales, algo único porque las salas europeas no conocen esos instrumentos.

Además, esos instrumentos se presentaron al público y se colocaron dentro del campo visual de los espectadores para que pudieran apreciarlos.

Entre ellos destaca una especie de tambor vertical de sonido muy grave llamado Huéhuetl (palabra náhuatl) que se usa para rituales, según contó Prieto en una entrevista con Notimex al inicio de la gira. Otro es el Teponaztli, un tambor de madera con dos sonidos diferentes.

También sonajas, el cascabel, “que es como un raspador para que dé el sonido de víbora de cascabel”, las patas de venado, el capullo de mariposa, el huiro.

“Hay 12 diferentes instrumentos autóctonos, que es como en la cocina: llevar los ingredientes originales que realmente hacen una enorme diferencia al platillo”, refirió.

Por primera vez en una gira internacional, la Orquesta Sinfónica mexicana ofrece un repertorio totalmente latinoamericano, aunque en dos de los conciertos -entre ellos el de Erlangen en Alemania- incluyó piezas de la música clásica universal como es el Concierto número Dos del compositor ruso Rachmaninov.

El resto es música latinoameriana, destacando la música clásica de compositores mexicanos como José Pablo Moncayo, Carlos Chávez y Silvestre Revueltas.

Revueltas y Carlos Chávez fundaron la Orquesta Sinfónica Nacional en 1928, organizando los primeros conciertos de música contemporánea en México.

En Alemania, la invitación partió de una de las agencias más grandes de conciertos y con mayor renombre en Europa, Konzertdirektion Schmid, fundada en 1959 y con sede central en Berlín y oficinas en Hannover y también en Londres.