Resistencia a antibióticos dificulta tratamiento de enfermedades

La automedicación y el uso inadecuado de antibióticos son un gasto innecesario y generan resistencia a medicamentos para tratar infecciones causadas por virus y no por bacterias, aseguró Anahí Dreser...

La automedicación y el uso inadecuado de antibióticos son un gasto innecesario y generan resistencia a medicamentos para tratar infecciones causadas por virus y no por bacterias, aseguró Anahí Dreser.

La especialista de la Línea de Investigación en Medicamentos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) explicó que la resistencia de las bacterias a los antibióticos dificulta el tratamiento de los padecimientos que sí los requieren, como neumonía, septicemia, gonorrea e incluso infecciones de la piel y tejidos blandos.

“Esto ocurre porque los fármacos pierden su eficacia y las bacterias adquieren mayor fuerza”, expuso en el marco de la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos.

Se trata de un problema complejo y multifactorial que requiere de la intervención de profesionales de la salud y autoridades gubernamentales, pero la participación de la población es también fundamental en la lucha para erradicar este problema, indicó.

Por ello, la investigadora del INSP llamó a la sociedad a emplear de manera responsable este tipo de fármacos.

Recomendó utilizar antibióticos sólo cuando los prescriba un médico, seguir las instrucciones de los profesionales de salud durante el tratamiento y evitar usar los antibióticos que hayan quedado de algún tratamiento anterior.

También, apuntó, es importante prevenir las infecciones con hábitos de higiene saludables, como lavarse las manos con frecuencia, preparar alimentos en condiciones higiénicas, evitar el contacto cercano con enfermos, mantener relaciones sexuales seguras y vacunarse cuando sea necesario.

La Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos se llevó a cabo del 14 al 20 de noviembre bajo el lema Antibióticos: manéjalos con cuidado, para sensibilizar a la población general, prestadores de servicios de salud y tomadores de decisiones sobre la importancia de promover el uso responsable de los antibióticos.