Trump pagará 25 mdd a víctimas de estafa en su universidad

El procurador general de Nueva York, Eric Schneiderman, anunció hoy que su oficina llegó a un acuerdo para que el presidente electo, Donald Trump, pague 25 millones de dólares como compensación a las...

El procurador general de Nueva York, Eric Schneiderman, anunció hoy que su oficina llegó a un acuerdo para que el presidente electo, Donald Trump, pague 25 millones de dólares como compensación a las víctimas de su universidad.

En un comunicado, explicó que el acuerdo se deriva de la demanda que interpuso su oficina en 2013 contra Trump “por estafar a miles de estadunidenses”, a quienes despojó de millones de dólares mediante el esquema fraudulento conocido como Universidad Trump.

El procurador recordó que Trump peleó en cada etapa de la demanda, que difundió acusaciones sin fundamento y apelaciones sin base, además de que se negó a alcanzar un acuerdo incluso modesto para compensar a las víctimas de su “falsa universidad”.

“Hoy, todo ha cambiado. Los 25 millones de dólares del acuerdo anunciados hoy son un sorprendente revés para Donald Trump y una victoria mayúscula para las más de seis mil víctimas de su fraudulenta universidad”, explicó Schneiderman.

El funcionario señaló que bajo el acuerdo cada una de las víctimas recibiría una restitución, además de que Trump pagará un millón de dólares en multas al estado de Nueva York por violar las leyes de educación.

De acuerdo con la demanda, la Universidad Trump, que cerró sus puertas en 2010 tras cinco años de operación, funcionó sin las licencias necesarias, además de que engañaba a los estudiantes con promesas falsas sobre los cursos.

La Universidad Trump ofrecía clases de bienes raíces, administración de activos, emprendimiento y creación de capital mediante cursos con tarifas que iban de los mil 500 a los 35 mil dólares.

El acuerdo también incluye a los demandantes de una corte de la ciudad de San Diego, California, de una acción colectiva contra la Universidad Trump. Este caso fue presidido por el juez Gonzalo Curiel, acusado por Trump de “parcial” por su origen mexicano.

El arreglo evita que Trump, como presidente electo de Estados Unidos, pudiera presentarse ante la corte y ser interrogado respecto a la operación de la supuesta universidad.