Human Rights Watch pide a Myanmar investigar abusos en Rakhine

La organización Human Rights Watch (HRW) pidió hoy a las autoridades de Myanmar permitirle el acceso al septentrional estado de Rakhine para a investigar las denuncias de abusos de las fuerzas de...

La organización Human Rights Watch (HRW) pidió hoy a las autoridades de Myanmar permitirle el acceso al septentrional estado de Rakhine para a investigar las denuncias de abusos de las fuerzas de seguridad contra la etnia Rohingya.

En un comunicado, HRW destacó que el Ejército birmano debe permitir a observadores de derechos humanos y periodistas independientes el acceso pronto y sin restricciones al estado de Rakhine para investigar la destrucción de propiedades y otros abusos contra la minoría Rohingya.

La organización no gubernamental (ONG), con sede en esta capital, divulgó en días pasado imágenes satelitales de alta resolución en los que se observa la destrucción de 430 edificios de tres aldeas de rohingyas en el distrito Maungdaw de Rakhine, cerca de Bangladesh.

De los 430 edificios destruidos, 85 se ubicaban en la aldea de Pyaung Pyit, 245 en Kyet Yoe Pyi y 100 edificaciones más en el pueblo de Wa Peik, precisó HRW en su declaración oficial, acompañada de varias fotografía que evidencian la devastación.

La organización internacional indicó que después de los ataques del 9 de octubre pasado contra tres puestos de seguridad fronterizos en el municipio de Maungdaw, que dejó nueve policías muertos, el Ejército implementó un bloqueo de la zona, denegando el acceso a grupos de ayuda humanitaria, medios independientes y observadores humanitarios.

Organizaciones locales, citadas por HRW, han denunciado además que las fuerzas de seguridad del gobierno han llevado acabo varios ataques en poblados de Ralkhines, aunque las autoridades birmanas aseguran que fueron efectuadas por organizaciones militantes Rohingya.

Según HRW, las imágenes muestran rastros de incendios que coinciden con las denuncias de organizaciones locales y alertó que si bien el número de casas afectadas es "incierto", el mundo debe conocer que es lo que está pasado en Rakhine.

Pese a que más de un millón de Rohingya viven en Rakhine desde hace siglos, las autoridades de Myanmar no los reconocen como ciudadanos birmanos sino como inmigrantes bengalíes, por lo que viven confinados en 67 campos de ese estado y sufren todo tipo de restricciones.