Elevan a 300 los cuerpos ejecutados hallados en fosa común en Mosul

La fosa común hallada en el sur de la ciudad iraquí de Mosul contiene los cuerpos de al menos 300 personas, la mayoría ex policías, que habrían sido ejecutados por el yihadista Estado Islámico (EI...

La fosa común hallada en el sur de la ciudad iraquí de Mosul contiene los cuerpos de al menos 300 personas, la mayoría ex policías, que habrían sido ejecutados por el yihadista Estado Islámico (EI), informó la organización Human Rights Watch (HRW).

HRW, que se entrevistó con testigos y visitó la fosa común localizada a principios de este mes en la localidad de Hamman al-Alil, a unos 15 kilómetros al sur de Mosul, aseguró que el número total de cadáveres podría superar los 300, en su mayoría ex agentes de la policía.

“Esta es otra prueba más de los asesinatos en masa de agentes de las fuerzas de seguridad por parte del EI en Mosul y sus alrededores”, destacó el subdirector de HRW para Medio Oriente, Joe Stork, en un comunicado difundido en la página web de la organización.

Indicó que el hallazgo de la fosa común pone de relieve la necesidad de castigar al EI por “estos crímenes contra la humanidad”.

HRW explicó que su personal visitó el sitio de la fosa común, cuyas dimensiones son de unos 100 metros de largo por unos 50 de ancho, en las afueras de Hammam al-Alil, en una zona de entrenamiento militar detrás de un campus universitario agrícola.

Según los informes policiales consultados por HRW, las víctimas habían sido asesinados en las tres semanas anteriores a su hallazgo y los cuerpos visibles tenían las piernas y las manos atadas y los ojos cubiertos.

La confirmación de HRW tiene lugar 10 días después de el Ejército iraquí informara del hallazgo de la fosa común con los cuerpos decapitados de al menos 100 civiles en Hammam al-Alil, localidad liberada a principios de este mes de noviembre.

No es primera vez que las tropas iraquíes se encuentran con fosas comunes en territorios que estuvieron bajo control del EI, con cuerpos de yazidíes y milicianos chiitas ejecutados cuando los yihadistas ocuparon en 2014 parte de Irak.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) había advertido a finales de octubre que el EI podría matar a decenas de civiles en represalia por la ofensiva que las fuerzas iraquíes lanzaron para reconquistar Mosul, más de dos años después de haber caído en manos del grupo yihadista.

El Ejército iraquí, con el apoyo de los kurdos, las milicias chiitas y la aviación de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, comenzó el pasado 17 de octubre una gran ofensiva para recuperar Mosul y desde entonces ha reconquistado varias zonas de lo que era el primer bastión del EI.