Bruselas llama a población a denunciar violencia física o verbal

La capital belga lanzó hoy una campaña para incentivar la población a denunciar todo episodio de intimidación o violencia verbal o física presenciada contra mujeres, homosexuales y transexuales.“Todo...

La capital belga lanzó hoy una campaña para incentivar la población a denunciar todo episodio de intimidación o violencia verbal o física presenciada contra mujeres, homosexuales y transexuales.

“Todo el mundo se verá confrontado a la realidad, ya que la violencia verbal será visualizada de manera literal y ampliada”, explicó en rueda de prensa la secretaria de Estado de Bruselas para la igualdad de oportunidades de Bruselas, Bianca Debaets.

Hasta el final de noviembre, mes que marca Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, un grupo de activistas recogerá las calles del centro de Bruselas vestidos de letras que forman insultos como “puta” o “marica”.

Los pasantes serán detenidos e informados sobre el impacto del acoso sexual y la importancia de tranquilizar a la víctima y animarla a presentar una denuncia a la policía cuando se es testigo de ese tipo de violencia.

“Solemos minimizar, excusar y banalizar la intimidación en la calle. Muchas mujeres no presentan queja, pero no se trata de un suceso banal”, afirmó Liesbeth Kennes, de la asociación “Wij voor spreken onszelf” (Hablamos por nosotras, en flamenco), que participa de la iniciativa.

“Se pide a los hombres no sólo que den un buen ejemplo, sino también que reaccionen directamente ante comportamientos inadecuados”, dijo Debaets.

La campaña incluye pancartas en los autobuses y el reparto de unos 20 mil folletos instructivos en los centros culturales, asociaciones y bibliotecas de la capital.

Según datos de la Unión Europea, una de cada tres mujeres belgas ha sido víctima de abuso físico, sexual, o ambos en el curso de su vida, mientras que el 60 por ciento han sufrido intimidación sexual.

El problema también afecta a los transexuales y homosexuales: nueve de cada 10 personas de la comunidad LGBT afirma haber sufrido algún tipo de abuso físico o emocional, según un estudio de la Universidad de Gante.