Macri logra llamada de Trump después de apoyar a Hillary

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, logró tener hoy una llamada teléfonica con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en medio de los temores por la relación bilateral debido...

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, logró tener hoy una llamada teléfonica con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en medio de los temores por la relación bilateral debido al apoyo que brindó a Hillary Clinton.

La Casa Rosada reveló en un comunicado que Macri llamó a Trump por teléfono para felicitarlo por su triunfo electoral y que la charla se prolongó durante 15 minutos.

“Ambos recordaron su histórica relación personal y se comprometieron a trabajar en una agenda común para el crecimiento de los dos países”, aseguró.

Macri aprovechó la comunicación para invitar a Trump a la cumbre que el G-20 realizará en Buenos Aires en 2018, a lo que el presidente electo respondió con una convocatoria a visitar Estados Unidos antes de dicho encuentro.

De acuerdo con la versión oficial, Trump afirmó que “Argentina es un gran país y tendremos la más cercana relación entre nuestros países de la historia”.

La prensa local reveló durante el fin de semana apurados intentos de la ministra de Relación Exteriores, Susana Malcorra, por lograr una llamada entre Macri y Trump.

Aunque la comunicación finalmente se logró, no puede ser interpretada como un triunfo diplomático sino como un esfuerzo del gobierno argentino de reparar los errores que cometió en torno a la campaña electoral estadunidense.

Macri y sus funcionarios estaban convencidos de que la victoria de la candidata demócrata era inevitable, por lo que no tejieron lazos diplomáticos con los republicanos.

Además, el tono de las críticas o dudas hacia Trump se fueron incrementado con el paso de la campaña, mientras que el apoyo a Clinton fue cada vez más explícito.

Por eso la victoria del empresario en los comicios de la semana pasada tomó por sorpresa al gobierno argentino, que comenzó a hacer esfuerzos para minimizar el efecto que pueda tener en la relación bilateral la llegada de Trump a la presidencia.