“La Verità” regresó a la Ciudad de México

Al frente de su propia compañía teatral homónima, Daniele Finzi Pasca presentó anoche “La Verità”, espectáculo escénico y acrobático en el que 13 artistas se reúnen en torno a un telón de Salvador...

Al frente de su propia compañía teatral homónima, Daniele Finzi Pasca presentó anoche “La Verità”, espectáculo escénico y acrobático en el que 13 artistas se reúnen en torno a un telón de Salvador Dalí. El grupo conquistó al Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, donde esta noche ofrecerá su segunda y última función.

La propuesta, cuadros vivientes y surrealistas inspirados por el arte de Dalí, inicia cuando un telón abandonado en una caja de madera es descubierto casualmente en el interior de un teatro. Se trata, descubren, de una pieza única y peculiar, uno de los telones que pintó Salvador Dalí en los años 40, en Nueva York, para su versión de “Tristán e Isolda”.

Esta también es la historia de “Tristán e Isolda”, la de Nueva York de los años 40 y del viaje interior de aquellos que tiene que dejar Europa y refugiarse en Estados Unidos. Hay temas que abren otros. En la cabeza las ideas rebotan. En un despliegue de flores y personajes vendados y velados, como la estatua de Giuseppe Sammartino en Nápoles.

Manos con dedos larguísimos, sombras que deforman proporciones, rojo sangre, blanco, el azul del manto de la Virgen María, escaleras en el vacío, cuerpos que se dislocan, plumas y lentejuelas aparecen en escena como si la historia cobrara vida en un vaudeville decadente, junto a un director que busca más historias para revivir el ánimo de la trouppe.

Por tres años, el telón original pintado por Salvador Dalí, titulado “Tristan Fou”, era parte del espectáculo, ahora, con una réplica del telón, la Compagnia Finzi Pasca, agrupación de origen suizo, ha vuelto a México con uno de sus espectáculos más deslumbrantes de su repertorio: “La Verità”, atractivo montaje escénico de teatro físico de enorme precisión.

Sobre el escenario, toda la acrobacia arriesgada, la poética circense y el humor hilarante que Daniele Finzi Pasca aprendió en su calidad de creativo tras su trabajo en el Cirque Du Soleil. Esa experiencia lo llevó a los Juegos Olímpicos de Sochi, Rusia, donde brilló por su colaboración en las ceremonias oficiales. Además, residió en México casi 10 años.

En palabras de su creador, se trata de una propuesta que habla de lo verdadero, de lo falso, del mundo de los sueños y los recuerdos.

Narra qué es y qué no es verdadero en el escenario; qué es la verdad, una cuestión que todos tratan de concretar en escena. Evoca momentos que se vivieron en los años 40 en ciudades como París, Nueva York y Madrid.

Toca también la historia de amor de “Tristán e Isolda”, así como el surrealismo, la locura y las pesadillas de Dalí, todo ello expresado con el lenguaje de la acrobacia.

El montaje parte del telón original que el surrealista español Salvador Dalí pintó en 1944 para el ballet “Tristán e Isolda”, de Lèonide Massine y partitura de Richard Wagner. Fue utilizado en el estreno de “La Verità” en Montreal, Canadá, y mide 9 x 15 metros.

En 2009, un coleccionista (quien prefiere permanecer en el anonimato) lo rescató y restauró.

Luego, propuso a Finzi que lo usara en alguno de sus trabajos. El estreno mundial de “La Veritá” se realizó el 17 de enero de 2013, lo que reportó al autor reconocimientos al por mayor. Finzi nació en Lugano, Suiza, y ha viajado por el mundo con una de sus más célebres obras, “Ícaro”, que presentó en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” en 2013.

Entre otros proyectos próximos, Finzi Pasca debe crear y dirigir la próxima edición de la Fête des Vignerons 2019, en Vevey, Suiza, un evento organizado cada cuarto de siglo, el cual atrae a miles de espectadores.

Mientras, “La Verità” se presentará nuevamente hoy en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” a las 18:00 horas. Los boletos están agotados.