Jefes de FARC podrán participar en elecciones para cargos públicos

Los jefes de las guerrillas de las FARC- EP, podrán ser elegidos en elecciones generales y regionales a corporaciones públicas, porque la esencia del Acuerdo de Paz, es que los guerrilleros dejen las...

Los jefes de las guerrillas de las FARC- EP, podrán ser elegidos en elecciones generales y regionales a corporaciones públicas, porque la esencia del Acuerdo de Paz, es que los guerrilleros dejen las armas para ejercer la política, señaló hoy el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

El jefe de Estado dijo que “un punto que reclamaban muchos de los del No era que los jefes guerrilleros no pudieran ser elegidos. Yo entiendo que este es el sentir de muchos ciudadanos”.

Santos en una alocución de radio y televisión, explicó que en la “mesa de La Habana los negociadores del gobierno insistieron mucho en ese punto para responder a esa preocupación. Tengo que decirlo con franqueza. Aquí no se logró avanzar”.

“Es muy importante que los colombianos entendamos que la razón de ser de todos los procesos de paz en el mundo es precisamente que los guerrilleros dejen las armas y puedan hacer política dentro de la legalidad”, enfatizó.

Argumentó que “este proceso con las FARC no es una excepción, ni puede serlo. Las FARC tienen un origen político y su intención hacia el futuro es poder hacer política sin armas”.

“Muchos de ustedes recuerdan que en 1990, en el acuerdo con el M-19, sus líderes salieron directamente de la mesa de negociación a participar en las elecciones”.

“En El Salvador y en muchos otros países, los guerrilleros fueron congresistas desde la elección siguiente a la firma de los acuerdos”, recordó.

En la constitución del 1991, “los artículos 12 y 13 transitorios le daban la posibilidad al presidente de nombrar a dedo a ex guerrilleros en el congreso. Eso no ocurre en este acuerdo”.

En otros países, “como en Irlanda del Norte, entraron a cogobernar desde la firma del Acuerdo”.

“La semana pasada estuve en ese país reunido con la primera ministra que es protestante y con el viceprimer ministro que es católico. Eso fue parte del acuerdo. Esto no ocurre en este acuerdo”, remató.

“Para ser claro. No tendrán curules a dedo. Al contrario, tendrán que participar en las elecciones. Tampoco tendrán cargos en el gobierno, como ha ocurrido en muchos otros casos. Pero si podrán ser elegidos”, enfatizó Santos.

El acuerdo que se firmó el 26 de septiembre en Cartagena “era, según los estudiosos del tema, como el Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame, uno de los mejores –sino el mejor y más completo-- que se ha firmado en la historia reciente para resolver un conflicto armado”.

Pero, con toda “humildad, quiero reconocer que este nuevo acuerdo es un mejor acuerdo. Mirando para atrás, el resultado del plebiscito nos abrió la oportunidad de unirnos y quiero agradecer nuevamente la buena disposición y la buena voluntad con la que participaron todos los voceros, en particular los del No”.

Este acuerdo de paz con las FARC retoma y refleja “las propuestas, y las ideas de todos los que participaron en este gran diálogo nacional. Responde y aclara las preocupaciones que muchos tenían frente a la letra, el sentido del acuerdo o su implementación”.

“Este acuerdo, renovado, ajustado, precisado y aclarado debe unirnos, no dividirnos. Esa es mi invitación. A que nos unamos, así el acuerdo no satisfaga todas las aspiraciones de todos los sectores”, insistió.

Invitó a todos los colombianos, a “los promotores del Sí y del No, a que le demos una oportunidad a la paz con este nuevo acuerdo. Es lo que el pueblo colombiano nos está pidiendo y lo que nos pide la comunidad internacional”.