ONU pide acción inmediata para víctimas de los yihadistas en Irak

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, pidió hoy atención inmediata para los derechos y necesidades de las víctimas y sobrevivientes de los graves abusos...

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, pidió hoy atención inmediata para los derechos y necesidades de las víctimas y sobrevivientes de los graves abusos cometidos por los yihadistas en Irak.

El llamado llegó acompañado de la denuncia de recientes crímenes llevados a cabo por los combatientes del grupo Estado islámico (EI), como la ejecución en la ciudad de Mosul de 40 civiles a los que acusó de “traición y colaboración” con las fuerzas de seguridad iraquíes.

Al Hussein afirmó que se requiere la acción inmediata para garantizar que se cumplan los derechos y se atiendan las necesidades de las víctimas, incluyendo “de manera crucial” la exigencia de justicia, verdad y reconciliación.

Indicó que el hallazgo de fosas comunes, la explotación sexual de mujeres y niñas, torturas, asesinatos, reclutamiento de niños y otros abusos contra los derechos humanos salen a la luz cada vez en ese país, lo que hace urgente que se atienda a las víctimas.

Miles de civiles enfrentan también el desplazamiento forzado y su explotación como escudos humanos, además del riesgo de represalias por parte del EI, “el grado de sufrimiento de los civiles en Mosul y otras zonas ocupadas en Irak es apabullante e intolerable”, puntualizó.

Enfatizó que la justicia para las víctimas y sobrevivientes de tales atrocidades debe ser “imparcial, transparente y eficaz”, por lo que instó al gobierno iraquí a actuar rápidamente para restaurar el cumplimiento de las leyes en las zonas recuperadas.

Asimismo, garantizar que los yihadistas capturados y sus partidarios sean tratados de acuerdo con la ley, pues esto es crucial para limitar la posibilidad de ataques de venganza y castigos colectivos, aseveró el alto comisionado en un comunicado.

Resaltó la importancia de que las autoridades iraquíes adopten acciones para promover la reconciliación, mismas que deben incluir servicios médicos y psicosociales, vivienda, educación y ayudas financieras para que las personas puedan reconstruir sus vidas.

“El pueblo de Irak -todo el pueblo de Irak- debe ver que su Estado, por sus acciones, es capaz de protegerlos llevando ante la justicia a los culpables de los crímenes horribles que se han cometido contra ellos”, añadió Al Hussein.

En su declaración, el organismo mundial señaló que el EI sigue llevando a cabo ejecuciones con base en decisiones de sus autoproclamados “tribunales”.

Refirió que apenas el pasado martes en la norteña ciudad de Mosul los yihadistas asesinaron a 40 civiles, después de que uno de sus “tribunales” los acusó de “traición y colaboración” con las Fuerzas de Seguridad de Irak (ISF, por sus siglas en inglés).

Las víctimas vestían ropa de color naranja con las palabras: “traidores y agentes de la ISF”, marcadas en color rojo. Sus cuerpos fueron colgados en postes en varias zonas de Mosul, describió.

La misma tarde por orden de una “corte” que lo acusó de utilizar un teléfono móvil, un hombre de 27 años de edad recibió un disparo en una presunta “ejecución pública” en el barrio de Bab al-Jideed de la ciudad.

Seis civiles fueron ahorcados el pasado 20 de octubre en Mosul por mantener ocultas tarjetas SIM de teléfonos móviles, en violación a la orden del grupo radical de entregarlas; mientras que el miércoles 20 personas murieron a tiros en Ghabat acusados de filtrar información.

El alto comisionado expuso también que el EI ha desplegado lo que llama “hijos del califato”, que se sospecha son los niños, adolescentes y jóvenes que ha reclutado para cometer ataques y asesinatos.

Un vídeo publicado esta semana por el propio grupo islamista muestra a “cuatro hijos”, que se estima tienen entre 10 y 14 años de edad, disparando contra cuatro personas acusadas de espionaje.

En el comunicado, Al Hussein refiere también casos de secuestro masivo de iraquíes sunitas, exmiembros de las fuerzas de seguridad y funcionarios, y explotación sexual de mujeres por parte de los yihadistas.

“El Gobierno de Irak puede garantizar la justicia y asegurar las bases de una paz duradera para el país. El no hacerlo puede poner en grave peligro la paz a largo plazo y la seguridad que el pueblo de Irak merece”, apuntó.