Trump se reúne con Obama e inicia discusión de agenda legislativa

El mandatario estadunidense Barack Obama y el virtual presidente electo Donald Trump iniciaron hoy el proceso de transición con una reunión en la Casa Blanca, abandonando la dura retórica de la...

El mandatario estadunidense Barack Obama y el virtual presidente electo Donald Trump iniciaron hoy el proceso de transición con una reunión en la Casa Blanca, abandonando la dura retórica de la campaña y se dieron un reconocimiento mutuo.

En su primera visita a Washington, dos días después de su sorpresiva victoria, Trump empezó también a definir la agenda legislativa de su gobierno con reuniones por separado con los líderes republicanos en el Congreso, y que a decir de éste, incluirá temas migratorios, de salud y empleo.

Sin embargo, fue su encuentro de más de 90 minutos con Obama el que generó mayor atención y expectativa debido a las profundas diferencias que ambos mantuvieron en la campaña presidencial, así como los insultos proferidos de uno y otro lado.

Además de los temas de organización, durante el encuentro, Obama y Trump abordaron asuntos de política interna, pero sobre todo, buscaron proyectar un sentido de cooperación ante el estado de división que dejó el proceso electoral.

“Mi prioridad en los próximos dos meses es tratar de facilitar una transición que asegure que el presidente electo tenga éxito”, dijo Obama ante reporteros que abarrotaron la Oficina Oval, donde él y Trump ofrecieron breves declaraciones, antes de estrecharse la mano, para sellar la reunión.

Obama se dijo alentado por la disposición de Trump para trabajar con su equipo, y reiteró su llamado para apoyar al republicano, como lo hizo el miércoles pasado al ofrecer sus primeras reacciones tras los comicios presidenciales y felicitar al mandatario electo.

“Creo que es importante para todos nosotros, sin importar partido ni las preferencias políticas, para sumarnos, trabajar juntos para responder a los muchos retos que ahora enfrentamos”, subrayó.

Trump calificó, por su parte, como favorable la reunión, pese a ser la primera vez que ambos líderes se encontraron, y externó su respeto hacia el hombre, del cual cuestionó su nacionalidad hace cuatro años.

“Discutimos diferentes situaciones, algunas excelentes, otras difíciles, y espero poder hablar con el presidente en el futuro, incluyendo su asesoría”, apuntó.

El vocero presidencial Josh Earnest expuso que el propósito del encuentro no fue dirimir las diferencias de la campaña presidencial, sino poner en marcha un proceso de transición que contribuya al éxito de la administración entrante.

La primera dama, Michelle Obama, se reunió por su parte con Melania Trump, quien en unas semanas asumirá las responsabilidades que ella condujo durante los pasados ocho años.

Tras este encuentro, Trump enfiló al capitolio acompañado de Melania y el virtual vicepresidente electo, Mike Pence, para reunirse, por separado, con el líder del Senado, Mitch McConnell, y de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien buscó limar las asperezas con el virtual presidente electo.

“Quiero decir cuán entusiasmados estamos por estas oportunidades para el país. Tuvimos una fantástica reunión sobre cómo podemos arremangarnos las camisas y empezar a trabajar para los estadunidenses”, dijo ante reporteros.

Ryan, quien semanas atrás se negó a hacer campaña a favor de Trump tras difundirse una grabación en la que se escucha a Trump hablar sobre acoso sexual contra las mujeres, señaló este jueves que el triunfo del millonario “ha sido uno de los más impresionantes que hemos visto”.

“Vamos a transformar esa victoria en progreso para los estadunidenses, y ahora estamos hablando sobre cómo lograr darle la vuelta a este país y hacer de Estados Unidos grande una vez más”, indicó, utilizando el lema de campaña de Trump.

Consultado en los pasillos del capitolio sobre los temas abordados en sus pláticas, Trump dijo que estos incluyeron el muro en la frontera con México y salud, en referencia aparente a la Ley Asequible de Salud que los republicanos buscarán ahora desmantelar, y empleos.

Poco después, Pence viajó a la Casa Blanca para entrevistarse por separado con el vicepresidente Joe Biden.