Sentencian a más de 21 años a reo por secuestro de un cirujano

Un reo que se fugó del Reclusorio Oriente fue reaprehendido y sentenciado a más de 21 años de prisión por el secuestro de un cirujano plástico en el año 2000, por quien exigió un millón de dólares...

Un reo que se fugó del Reclusorio Oriente fue reaprehendido y sentenciado a más de 21 años de prisión por el secuestro de un cirujano plástico en el año 2000, por quien exigió un millón de dólares como rescate.

La Procuraduría General de Justicia capitalina informó que este sujeto, en complicidad con dos individuos, mantuvo cautivo al agraviado durante 13 días, y luego de que fue capturado la víctima lo reconoció plenamente porque le practicó una cirugía plástica.

Con base en los elementos aportados por la PGJ capitalina, el Juez 25 Penal con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, dictó sentencia de 21 años tres meses de prisión contra Roberto Sánchez Ramírez o Miguel Márquez Montes o Roberto Sánchez Ramos o Roberto Daniel Sánchez.

Asimismo, el juzgador le impuso una multa de 12 mil 772 pesos y el pago de 350 mil pesos por concepto de reparación del daño, tras haber comprobado su participación en la comisión del delito de privación ilegal de la libertad para obtener rescate.

De acuerdo con la causa penal 72/2000, el 3 de febrero de 2000, el agraviado se encontraba en el interior de una clínica médica, ubicada en la calle Bajío, colonia Roma Sur, delegación Cuauhtémoc, cuando dos hombres llegaron al lugar y uno de ellos lo amagó con un arma de fuego.

El agresor le dijo que se trataba de un asalto y con amenazas lo sacó del inmueble para subirlo a un vehículo, y luego de media hora de trayecto el automotor atravesó una caseta, y cinco minutos más tarde los individuos decidieron encerrar en la cajuela al afectado.

Al detener la marcha del auto y bajar al ofendido para realizar dicha acción, a éste se le aflojó la venda de los ojos y reconoció al sentenciado, a quien le había practicado una cirugía plástica en la nariz.

El afectado fue trasladado a una casa de seguridad, desde donde los secuestradores se comunicaron con la esposa del denunciante, a quien le exigieron un millón de dólares para dejar libre a su cónyuge.

Luego de 13 días de mantener cautiva a la víctima, los imputados tomaron como pago de rescate 362 mil pesos y diversas joyas, por lo que ésta fue liberada el 10 de febrero de 2000.

La orden de aprehensión contra el indiciado fue cumplimentada el 29 de mayo de ese mismo año, y fue recluido en el Centro Federal de Readaptación Social, de Almoloya Estado de México.

El hoy sentenciado fue reaprehendido por elementos de la Policía de Investigación (PDI), luego de que escapara, junto con otro reo, de la penitenciaría mencionada, el 30 de mayo del presente año.