Científicos usan nanopartículas para mejorar crecimiento de plantas

El Centro de Capacitación y Desarrollo en Tecnología de Semillas de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, en Coahuila, realiza un estudio para conocer los efectos en el crecimiento de las...

El Centro de Capacitación y Desarrollo en Tecnología de Semillas de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, en Coahuila, realiza un estudio para conocer los efectos en el crecimiento de las plantas tratadas con nanopartículas.

Las técnicas que utilizan los especialistas permitirán evaluar el comportamiento de la germinación y crecimiento, después de que la semilla se trató con diferentes dosis o concentraciones de nanopartículas, dijo la investigadora Norma Angélica Ruiz Torres.

La especialista comentó que tanto ella como su equipo de trabajo usan óxido de zinc (ZnO), óxido de hierro (FeO), nanotubos de carbono (NTC), grafito y grafeno en la investigación.

Ruiz indicó que el ensayo de germinación estándar entre papel y las pruebas de vigor en semillas se utilizan para determinar el efecto que ejercen los tratamientos con nanopartículas, nanotubos de carbono, grafito o grafeno que se aplican en el proceso de germinación.

La investigadora destacó que en el mismo ensayo de germinación se puede establecer la respuesta del vigor de la semilla a la aplicación de nanopartículas.

Explicó que el vigor en semillas considera parámetros que están asociados con la rápida emergencia en el campo y que determinan, en gran medida, la calidad de las semillas.

También, dijo, permite establecer el efecto de tratamientos a las semillas con nanopartículas, NTC, grafito, grafeno y partículas de otros materiales en la respuesta del vigor de germinación y desarrollo de plantas.

“Estas técnicas nos permiten evaluar el efecto muy puntual de las nanopartículas en el proceso de germinación y la respuesta del metabolismo, expresándose en un mayor vigor”, indicó.

La académica enfatizó que estas técnicas podrían aplicarse en la agroindustria para evaluar el efecto de las nanopartículas en compañías semilleras como promotoras de la germinación y del vigor en las semillas, a través de tratamientos de osmoacondicionamiento.

Además, cuenta con potencial para emplearse como una aplicación en invernadero en especies que se trabajan en la Universidad, como el chile, tomate, melón, pepino y maíz, entre otras.