Docentes en Puebla impulsan diseño de robots con modelo educativo

Un grupo de docentes de la Universidad del Valle de Puebla (UVP) diseñó un modelo educativo de proyectos prácticos que permite a los alumnos de ingeniería mecatrónica, industrial, sistemas y mecánica...

Un grupo de docentes de la Universidad del Valle de Puebla (UVP) diseñó un modelo educativo de proyectos prácticos que permite a los alumnos de ingeniería mecatrónica, industrial, sistemas y mecánica crear prototipos tecnológicos.

ABProt (aprendizaje basado en prototipos) es el nombre del método desarrollado por los docentes José Rodrigo Cuautle Parodi, Eduardo Berra Villaseñor y Mónica Pérez Castañeda, el cual fomenta la observación, cuestionamiento e identificación de problemáticas.

Este método también impulsa el trabajo en equipo, desarrollo de creatividad y pensamiento científico, aplicación de conocimiento especializado en diseñar soluciones y el aprendizaje directo.

Mediante esta metodología, la cual respalda los pasos que permiten al estudiante concluir con éxito su prototipo, los alumnos terminaron al menos siete modelos tecnológicos, dijo el coordinador del área de investigación de la UVP, José Rodrigo Cuautle Parodi.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el académico explicó que los alumnos necesitan desarrollar habilidades de pensamiento crítico e innovación, mismos que no encuentran en la memorización.

“Esta metodología (ABProt) permite ofrecer al estudiante, de manera muy clara, una coherencia en los pasos que tiene que seguir para identificar una necesidad de su entorno y darle solución a través de un prototipo tecnológico”, señaló Cuautle.

Uno de los proyectos implementados por los jóvenes universitarios fue la aplicación de diversas funciones de comando de voz en un robot humanoide de tamaño real llamado InMoov, el cual fue creado por el francés Gaël Langevin.

Además, los alumnos lograron que el autómata diera seguimiento a una fuente de sonido por medio de posturas con la cabeza, así como la interacción con un robot móvil de arquitectura diferencial, al que InMoov guía para salir de un laberinto.

“Este robot se puede programar para tener diversas interacciones con las personas, siempre y cuando nosotros metamos los mecanismos de programación y de control y se unifique en un software que los chicos puedan desarrollar”, indicó por su parte Berra Villaseñor.

“Queremos incluir inteligencia artificial para que InMoov pueda obtener datos de Internet. Una vez que ya tengamos al robot funcionando podemos diseñar un androide mexicano que ya tenga interacción”, agregó.

Otro de los prototipos que diseñaron los estudiantes es una pierna impresa en 3D con fines ortopédicos que tiene una estética más humana, misma que se puede fabricar con fibra de carbono.

El académico apuntó que también se enfocan en el desarrollo de drones, así como la construcción de una araña robótica que trabaja la sincronía de piernas y la creación de sistemas de inteligencia artificial.

Los alumnos también trabajan en un brazo delta hecho a partir de un modelo matemático que permite su movimiento y un pez robótico creado para el monitoreo de sustancias contaminantes en medios acuosos.