Analista descarta fracturas en la oposición venezolana

Las diferencias dentro de la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están “controladas”, por lo cual las posibilidades de una fractura interna son prácticamente nulas...

Las diferencias dentro de la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están “controladas”, por lo cual las posibilidades de una fractura interna son prácticamente nulas, consideró la politóloga Elsa Cardozo.

“Las diferencias dentro de la oposición están controladas porque hay conciencia sobre la importancia de mantener la unidad y porque se sabe que uno de los objetivos del gobierno es generar una fractura interna”, explicó Cardozo a Notimex.

La especialista recordó que las diferencias internas de la oposición en las últimas semanas surgieron porque un sector de la MUD decidió iniciar un proceso de reuniones de cara a un posible diálogo con el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Sin embargo, un sector de la oposición liderado por el partido Voluntad Popular (VP), cuyo dirigente Leopoldo López se encuentra encarcelado, manifestó abiertamente su oposición, por considerar que “no están dadas las condiciones” para un diálogo.

Maduro respondió calificando a VP como un grupo “terrorista” e incluso amenazó con detener a varios dirigentes de este partido que cuentan con inmunidad parlamentaria, algo que generó el repudio de toda la oposición.

“Cuando el presidente Maduro llamó terrorista a VP toda la oposición salió en su defensa como un bloque y tanto la MUD como VP han dejado en claro que, más allá de algunas diferencias, mantienen los mismos objetivos”, indicó Cardozo.

La catedrática de la privada Universidad Metropolitana (Unimet) señaló que el objetivo de todos los sectores de la oposición venezolana es lograr un cambio en el poder a través de la vía electoral, pero el gobierno ha frustrado esta posibilidad.

“La oposición está apostando por una salida electoral, como lo es el referéndum revocatorio, pero el gobierno saboteó esta posibilidad luego de las decisiones de varios tribunales” que suspendieron el proceso, aseveró.

Ante esos fallos judiciales, la oposición decidió utilizar su mayoría en la Asamblea Nacional (congreso unicameral) para iniciar un juicio político contra Maduro e incluso realizar una movilización hasta el Palacio de Miraflores, sede del gobierno, abundó Cardozo.

La internacionalista recordó que, tras iniciarse los encuentros exploratorios auspiciados por el Vaticano, la oposición decidió suspender estos procesos, pero todo está sujeto a lograr avances en las reuniones que tienen como plazo el próximo 11 de noviembre.

Cardozo consideró que el gobierno está usando las reuniones para “ganar tiempo” y evitar a toda costa una consulta electoral, algo que ha frustrado a buena parte de la comunidad internacional y a la población venezolana, que busca una salida política a la crisis.

“Cada día que pasa el gobierno está perdiendo más respeto a nivel nacional e internacional, la decisión de bloquear el revocatorio ha causado una gran decepción y dejado en evidencia su naturaleza poco democrática”, aseguró la analista.