Salamanca, destino que conjuga historia y religión

Arte, tradición y gastronomía forman parte de los atractivos que ofrece Salamanca, en Guanajuato, que destaca por su variedad de lugares históricos y turísticos.Dicho destino que este fin de semana...

Arte, tradición y gastronomía forman parte de los atractivos que ofrece Salamanca, en Guanajuato, que destaca por su variedad de lugares históricos y turísticos.

Dicho destino que este fin de semana será sede de la cuarta edición del Festival de la Ofrenda que celebra el Día de Muertos, cuenta con bellos edificios sacros, que albergan un amplia colección de arte.

Entre los espacios religiosos que se pueden recorrer está el Templo de San Agustín, construcción barroca edificada entre 1642 y 1706, que en su interior resguarda 11 retablos churriguerescos de la segunda mitad del siglo XVIII, que se distinguen por su explosión dorada.

En su interior, los visitantes pueden apreciar follajes, rocallas y cortinajes de color dorado, así como un Cristo que desciende de su cruz y un Arcángel Gabriel que agita sus alas, entre otras figuras.

Cerca de ahí se ubica el templo del Señor del Hospital, donde se venera la imagen del Cristo Negro, la cual llegó a Salamanca desde el siglo XVI, y destaca por medir 1.80 metros y pesar 13 kilos.

El santuario, estilo neoclásico tardío, se ubicada frente a la plaza principal y cuenta con una fachada con un pórtico tipo nártex de cuatro cuerpos y remate.

Otro edificio sacro que vale la pena conocer en Salamanca es la Parroquia Antigua, la cual fue la primera en establecerse en el año de 1603 y actualmente es de los espacios más concurridos por visitantes, quienes se impresionan ante su fachada, que cuenta con varios estilos de barroco y un sinfín de detalles decorativos.

El lugar aún conserva al interior su duela original de mezquite y sin duda es una muestra de la arquitectura religiosa de la época, de acuerdo con el portal de Internet “zonaturistica.com”.

En esta localidad guanajuatense, los turistas además tienen la oportunidad de probar ricos platillos, como las enchiladas de cecina o de pata de puerco; los encurtidos, gorditas de trigo, menudo y tamales, así como nieves y fruta cubierta.

También se puede apreciar la tradición artesanal del destino, donde elaboran productos de cestería, tejidos, deshilado, trabajos vitrales, talla en madera, platería, cerámica y alfarería, entre varios más.

La oferta de Salamanca se complementa con actividades culturales y artistas que se realizan durante el año, como el Festival de la Ofrenda, el cual concluirá el próximo domingo y ofrece concurso de baile y desfile de catrinas.

En este destino se puede conocer la calle Libreros, el Convento de las Claras, la Casa de Doña María La Brava y la Plaza de los Bandos, espacios que destacan por ser parte de la historia de los mexicanos.