Sector privado participará activamente en Zonas Económicas Especiales

En 2018, las Zonas Económicas Especiales tendrán las condiciones necesarias para detonar sus economías, en donde se prevé la participación activa del sector privado en licitación, proveeduría...

En 2018, las Zonas Económicas Especiales tendrán las condiciones necesarias para detonar sus economías, en donde se prevé la participación activa del sector privado en licitación, proveeduría, servicios e inversión, destacó Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal en la materia.

Al reunirse con integrantes de la comisión del ramo, que preside Carlos Alberto de la Fuente Flores, sostuvo que las Zonas Económicas Especiales representan un poderoso instrumento para impulsar el desarrollo regional.

Ello, destacó, por que incentivan la generación de empleos y el desarrollo de la infraestructura y productividad.

Detalló que para fomentar el crecimiento del sur del país, se plantea la creación de 81 proyectos en un lapso de 10 años; del total, 73 estarán enfocados al transporte y la logística.

Mientras, ocho se encaminarán a los rubros de energía y agua, con una inversión de unos 87 mil millones de pesos, de los cuales se espera que las dos terceras partes sean aportados por el sector privado.

El presidente de la instancia legislativa se comprometió a destinar los recursos necesarios para que este proyecto avance de manera favorable y logre impulsar el desarrollo de la región sur-sureste.

Sostuvo que los integrantes de esta comisión tienen como objetivo que el sur del país crezca de forma exponencial, a fin de cerrar las brechas de desigualdad y aprovechar el potencial productivo y las ventajas logísticas de la región.

La priista Liliana Ivette Madrigal Méndez cuestionó a Gutiérrez Candiani sobre los avances en los estudios para delimitar el polígono del esquema de seguimiento en el que participarán los sectores empresarial, social y público, y cuáles son los aportes económicos que se proponen para estas regiones prioritarias.

Por Nueva Alianza, el diputado Mariano Lara Salazar solicitó al funcionario informes sobre la expectativa en la generación de empleos y en cuánto tiempo se podrán ver los primeros avances de ese proyecto enfocado a mejorar el desarrollo regional del país.

El diputado Vidal Llerenas Morales, de Morena, preguntó cuáles serán los proyectos de asociación público-privada que ayudarán a combatir los problemas de infraestructura de estas regiones, ante una caída de la inversión pública de 6.5 a tres por ciento del Producto Interno Bruto.

El panista Gerardo Gabriel Cuanalo Santos cuestionó cómo se determinarán los incentivos fiscales y qué tipo de industrias se implementarán a fin de tener un impacto positivo en la zona.

La perredista Lluvia Flores Sonduk pidió detallar de qué manera se subsanarán los proyectos de infraestructura en los estados de Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

Gonzalo Guízar Valladares, de Encuentro Social consideró necesario vincular al sector productivo, sin afectar al capital local.

Al dar respuesta a los legisladores, Gutiérrez Candiani destacó que el sur del país tiene grandes áreas de oportunidades de crecimiento, pero es necesario generar las condiciones óptimas que permitan hacerlas competitivas y atractivas para la inversión.

Mencionó que entre las áreas de oportunidad se encuentran desarrollar el Corredor Industrial interoceánico en el Istmo de Tehuantepec, que conectará al Océano Pacífico con el Golfo de México.

La idea, continuó, es promover la creación de un gasoducto Transoceánico de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca; buscar la rehabilitación del Ferrocarril del Istmo e impulsar la Carretera Transístmica.

Asimismo, se emprenderán diversas obras de infraestructura, equipamiento y modernización en Lázaro Cárdenas, Michoacán; además, está previsto el desarrollo en la zona fronteriza de Chiapas.

Recalcó que tan solo en la zona de Lázaro Cárdenas se prevé la generación de casi 50 mil empleos directos.

Gutiérrez Candiani solicitó a los diputados idear una estrategia que asegure que en 2017 y 2018 existan los recursos necesarios para que puedan llevarse a cabo las obras de infraestructura, pues esto es fundamental para que la inversión llegue a estas regiones.

Enfatizó que los programas asistencialistas son paliativos, requieren cada vez más de recursos y difícilmente disminuyen la pobreza, por lo que se debe generar riqueza y empleos que en 10 o 15 años se traduzcan en condiciones de inversión y crecimientos para entidades como Chiapas, Guerrero y Oaxaca.